¿Engorda ver anuncios de comida basura?

Los jóvenes que ven un anuncio adicional de comida basura por semana (sobre el promedio de seis) consumen 350 calorías adicionales en alimentos con alto contenido de sal, azúcar y grasa (HFSS, por sus siglas en inglés) cada semana (18.000 cada año).

Así lo señala el estudio más grande de este tipo en Reino Unido con más de 3.300 adolescentes de entre 11 y 19 años. El estudio realizado por 'Cancer Research UK' y presentado en el Congreso Europeo de Obesidad (ECO, por sus siglas en inglés) que se celebra este año en Viena, Austria, es uno de los primeros en ver el consumo de televisión en línea de una manera tan sistemática, y se suma a la creciente evidencia de que los anuncios televisivos y de transmisión pueden influir en la dieta poco saludable de los jóvenes, según los autores.

 

El mensaje final es que "el marketing de comida basura está asociado con la obesidad en jóvenes de todas las edades, y sabemos que la obesidad está relacionada con al menos 13 tipos de cáncer", dice el director de la investigación, Jyotsna Vohra, jefe del Centro de Investigación sobre Políticas del Cáncer en 'Cancer Research UK'.

 

Los niveles de obesidad en adolescentes entre 12 y 19 años se triplicaron en Estados Unidos (del 5 al 17,6 por ciento) entre 1980 y 2008. Del mismo modo, en Inglaterra, alrededor de un quinto de los niños en el último año de la escuela primaria (de 10 a 11 años) y uno de cada cuatro adultos es obeso. Los niños obesos tienen alrededor de cinco veces más probabilidades de convertirse en adultos obesos con un riesgo mucho mayor de problemas de salud, incluidos 13 cánceres relacionados con la obesidad, la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares.

 

Aunque las causas de la obesidad son complejas, investigaciones previas han encontrado fuertes vínculos entre el aumento en la publicidad de comidas rápidas y las tasas de sobrepeso y obesidad infantiles. Un estudio anterior de 'Cancer Research UK', también presentado en ECO, mostró que los adolescentes que reportan tres o más horas de tiempo de visionado de televisión comercial al día tienen el doble de probabilidades de consumir grandes cantidades de alimentos HFSS en comparación con aquellos que ven menos más de tres horas por día.

 

El consumo regular de alimentos y bebidas con alto contenido calórico, que generalmente presenta niveles más altos de grasa y azúcar, eleva el riesgo de tener sobrepeso u obesidad. Es más probable que un niño obeso siga siendo obeso hasta la edad adulta, lo que le pone en riesgo de cáncer, que es el mayor riesgo prevenible después de fumar en Reino Unido en cuanto a enfermedad.

 

LOS OBESOS VEN UN ANUNCIO MÁS POR SEMANA

 

En este estudio, Vohra y sus colegas de 'Cancer Research UK' investigaron el vínculo entre los anuncios de alimentos HFSS y los comportamientos de consumo de alimentos y refrescos no saludables entre los adolescentes en Reino Unido. Comenzaron por realizar un estudio de alcance cualitativo para explorar las percepciones de los jóvenes sobre el marketing y los mecanismos que lo vinculan con las elecciones dietéticas.

 

Luego, entrevistaron a una muestra nacional de 3.348 jóvenes de entre 11 y 19 años para examinar más a fondo el vínculo entre los anuncios y las dietas altas en calorías. Se preguntó a los participantes sobre su edad, sexo, origen étnico, nivel socioeconómico, consumo de alimentos y bebidas, televisión y hábitos de visualización de pantallas, lo que recuerdan de los anuncios de HFSS, el conocimiento de la marca y las reacciones a los anuncios de HFSS.

 

En promedio, los jóvenes vieron 21 horas de televisión a la semana con anuncios, con poco más de la mitad de este tiempo visto en plataformas de transmisión. Sin embargo, los participantes obesos vieron significativamente más televiJóvenes informaron de comer casi 30 alimentos HFSS cada semana (equivalentes al 40-50 por ciento de la ingesta calórica total recomendada de este grupo de edad), sión, alrededor de 26 horas (equivalente a un anuncio pero solo 16 porciones de frutas o verduras.

 

En general, los resultados mostraron que mientras más anuncios de comida basura veían los jóvenes, más alimentos HFSS consumían.  Todos los participantes pudieron recordar un anuncio de televisión favorito de HFSS y estuvieron particularmente influenciados por anuncios que eran divertidos y estaban centrados o eran apropiados para su edad o pegadizos.

 

Los investigadores encontraron que una mayor familiaridad con los anuncios de comida rápida se asoció con comer más alimentos HFSS y el aumento de peso, independientemente de la edad y el sexo. Sin embargo, aquellos de un entorno más privado eran más propensos a recordar anuncios HFSS que aquellos que no lo eran.