Encontrada una pareja de Aguja Colinera en las lagunas palentinas de Boada y Pedraza

Aguja colinera

30 años después esta especie vuelve a aparecer en las lagunas de la provincia de Palencia.

La Fundación Global Nature (FGN) ha detectado una pareja de aguja colinera en las lagunas de Boada y Pedraza, en la provincia de Palencia, una especie de limícola "muy habitual" en los pasos migratorios y en la invernada en zonas costeras, pero con "citas de reproducción muy escasas a nivel ibérico".

 

Según ha informado FGN, los seguimientos que ha hecho esta fundación, junto a al Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla ha permitido detectar una pareja de aguja colinegra entre los meses de abril y junio.

 

Los trabajos de restauración y gestión de estas lagunas han sido realizados por la Diputación de Palencia y FGN y continúan en la actualidad gracias a proyectos europeos como el LIFE Paludicola que protege al carricerín cejudo y consigue "ser un paraguas ambiental que beneficia a muchas otras aves".

 

Durante estos meses, la pareja de aguja Colinera ha permanecido en estas lagunas palentinas y se trata del segundo registro de reproducción de esta especie en la provincia de Palencia después de que criara con éxito una pareja en el primer año de restauración de la Laguna de La Nava en 1990, hace ya 30 años.

 

La cría en Castilla y León es "irregular" en las lagunas de Villafáfila, y muy esporádica en el resto de la Comunidad, donde los humedales con citas reproductoras no superan la media docena, según los datos aportados por FGN.

 

Noticias relacionadas