El Valdeginate se sale

Los ríos pequeños también son protagonistas. Sea el caso del terracampino Valdeginate, que, a pesar de su habitual "modestia", también ha querido demostrar que las aguas corren por su cauce, y de qué manera.

Y es que las fuertes lluvias de las últimas semanas han cambiado la  habitual imagen de un río que no se caracteriza por su abundante caudal.

 

No obstante, los efectos se han dejado sentir, sea el caso de la localidad de Castromocho, cuya parte baja del pueblo se ha visto parcialmente inundada, algo que no se producía desde hace años, tal y como han manifestado algunos vecinos del municipio.

 

Tampoco están faltando las críticas a la Confederación Hidrográfica del Duero, señalando algunos alcaldes de la zona, que el río necesita una limpieza en profundidad, así como los arroyos cercanos.

 

De igual suerte, algunas parcelas anexas al río y sus emisarios se han visto anegadas, ofreciendo una estampa poco habitual por los pagos del sur de Campos.

 

Esperemos que las aguas vuelvan a su cauce y que la lluvia dé un respiro al campo palentino, pues como señalan desde algunas organizaciones agrarias, "tanto agua sólo servirá para acabar con la plaga de topillos".