El Reus - Real Valladolid de 2017, en el punto de mira de la segunda fase de la Operación Oikos

La Policía Nacional investiga supuestas primas ilegales a entonces jugadores del equipo catalán, en un partido que los blanquvioletas perdieron y que fue fundamental para no alcanzar los playoffs.

La segunda fase de la Operación Oikos también afecta de manera indirecta al Real Valladolid. Agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) han detenido este martes a varios jugadores en activo, según ha adelantado 'El País', que incluye entre los arrestados a Pichu Atienza, que actualmente forma parte de la plantilla del Real Zaragoza, equipo de la Segunda División. También ha sido arrestado Iñigo López, exjugador del Deportivo de La Coruña y del Huesca, que ya fue detenido en mayo en la primera fase de la operación.
 

Según adelanta el diario, todos los detenidos están presuntamente implicados en el amaño del partido que disputaron el 4 de junio de 2017 el Reus y el Real Valladolid. Al parecer, los jugadores del equipo reusense, entre los que se encontraba Atienza, habrían recibido una prima ilegal por parte de intermediarios del Huesca SAD para que venciesen su partido contra el equipo blanquiivioleta.

 

Se da la cirucunstancia de que el Reus ya había confirmado su permanencia en Segunda División, por lo que deportivamente no se jugaba nada, mientras que Huesca y Real Valladolid peleaban por un puesto en los playoffs de ascenso, una plaza que finalmente fue a parar al conjunto aragonés, por diferencia de goles, ya que los dos conjuntos terminaron empatados a 63 puntos.

 

El Real Valladolid, entonces entrenado por Paco Herrera, perdió su encuentro en tierras catalanas por 2-0, un resultado que al final fue fundamental para no alcanzar el objetivo de entrar en la promoción para subir a Primera División.

 

La primera fase de la investigación llevó en mayo a la detención de los exfutbolistas Carlos Aranda y Raúl Bravo, a los que se considera presuntos cabecillas de la trama de amaños de partidos. Según informes policiales, ambos estarían encargados de captar jugadores para convenir resultados que luego propiciaban ganancias en apuestas.



Las pesquisas policiales se iniciaron con una denuncia del Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol ante la Fiscalía Provincial de Huesca a raíz del Huesca-Nàstic de la temporada pasada.

Comentarios

Oliver y Benji 27/11/2019 09:15 #1
Digamos que fue una comisión por hacer mejor su trabajo. Si lo declararon a Hacienda, nada ilegal. El Real Valladolid hizo un truño de partido.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: