El Real Madrid buscará su tercera Champions seguida contra su verdugo en 1981 y con el delantero de moda

Liverpool en semifinales

El conjunto inglés y el madridista se vieron las caras en la final de la Copa de Europa de 1980-1981, disputada en el Parque de los Príncipes de París y que coronó a los del mítico Bob Paisley por un solitario 1-0 ante los de Vujadin Boskov.

El Liverpool será el rival del Real Madrid en la final del 26 de mayo en el Olímpico de Kiev de la Liga de Campeones, un partido que reunirá a dos campeones de Europa y que se repetirá por segunda vez en la historia, 37 años después de la primera ocasión y con victoria 'red', la última vez que el conjunto español perdió una final de la máxima competición continental.

 

El conjunto inglés y el madridista se vieron las caras en la final de la Copa de Europa de 1980-1981, disputada en el Parque de los Príncipes de París y que coronó a los del mítico Bob Paisley por un solitario 1-0 ante los de Vujadin Boskov.

 

El Liverpool, con jugadores como Kenny Dalglish, Graham Souness o Sammy Lee, partía entonces con el favoritismo que le daba el haberse ya proclamado campeón continental en los años 1977 y 1978 y con el auge del fútbol de su país, con el Nottingham Forest coronándose en los dos siguientes.

 

Sin embargo, el Real Madrid, que contaba en sus filas con Vicente Del Bosque, José Antonio Camacho, Juanito, Carlos Santillana o el inglés Laurie Cunningham, venía con moral tras haber firmado un sólido camino dejando fuera al Inter de Milán en las semifinales.

 

La final fue tensa y con escasas acciones ofensivas, más para los 'reds'. Camacho tuvo la única a favor de los madridistas, pero su vaselina, solo ante Ray Clemence, se marchó fuera, y en los minutos finales, un error defensiva le dejó un balón franco, y algo escorado, a Alan Kennedy, que batió con un fuerte disparo a Agustín en el minuto 82.

 

A partir de ahí, tardaron en volver a verse las caras mucho tiempo. No fue hasta los octavos de final del año 2008-2009 cuando se cruzaron de nuevo en el máximo torneo continental y el pase fue para el equipo inglés, dirigido por Rafa Benítez y con Fernando Torres, Xabi Alonso y Pepe Reina en sus filas. Benayoun dio la victoria en el Bernabéu (0-1) y en Anfield, el Liverpool arrolló por 4-0.

 

En la temporada 2014-2015 se encontraron por última vez el doce veces campeón de Europa y el pentacampeón europeo, y esta vez el conjunto madridista se pudo imponer, aunque fue en una fase de grupos con 0-3 en Anfield y 1-0 ante el Santiago Bernabéu.

 

El Liverpool actual está de nuevo en primera plana del fútbol continental aunque se le siga resistiendo la Premier League. De hecho, bajo esta denominación no ha ganado ningún título y el último liguero data de 1990, aunque en el largo camino ganó la 'Champions' de 2005 con la increíble remontada al Milan cuando perdía 0-3 al descanso y jugó la final de 2007, esta vez con derrota ante los 'rossoneri'.

 

Ahora, los 'reds' vuelven a ser peligrosos con la llegada al banquillo de Juergen Klopp. El carismático técnico alemán ha trasladado el equipo inglés lo que convirtió al Borussia Dortmund en un equipo de nivel y en su currículum ya está haber dejado fuera al Real Madrid, precisamente con el conjunto 'borusser' en las semifinales de 2012-2013, tras golear 4-1 en el Signal Iduna Park y aguantar en el Bernabéu (2-0).

 

El preparador germano apuesta por su conocido fútbol vertiginoso, que encaja perfectamente con la filosofía del fútbol inglés y que está ayudado por un tridente ofensivo que es el que le ha llevado hasta esta final, liderado por el considerado delantero de moda.

 

Y es que el egipcio Mohamed Salah está firmando una descomunal temporada y es el principal peligro 'red', con 43 goles este curso. A su lado, el brasileño Roberto Firmino y el senegalés Sadio Mané completan un trío atacante muy poderoso y veloz que es la mayor fortaleza de este Liverpool. Flojea más atrás y en la portería y en el centro del campo pone la intensidad que lidera su capitán, Jordan Henderson, y James Milner.

 

El camino del conjunto de Klopp, que hace dos años perdió la final de la Liga Europa contra el Sevilla, en esta Liga de Campeones ha sido muy firme, sin conocer la derrota hasta el sufrido 4-2 en el Olímpico de Roma con el que avanzó a la final. Después de superar en la previa al Hoffenheim alemán, en la fase de grupos, donde coincidió con el equipo hispalense, empatando ambos encuentros (2-2 en Anfield y 3-3 en el Sánchez-Pizjuán pese a ir ganando 0-3), concluyó primero con 23 goles a favor tras hacerle sendos 7-0 al Maribor, a domicilio, y al Spartak, en casa.

 

Posteriormente, en el cruce de octavos, zarandeó al Oporto portugués, al que sentenció ya en la ida en Do Dragao con un demoledor 0-5, para luego empatar sin goles en Anfield, mientras que en cuartos, Klopp le volvió a tomar la medida a Pep Guardiola, eliminando al Manchester City tras ganar 3-0 en su estadio y por 1-2 en el Etihad. Ante la Roma, vivió de las rentas por el 5-2 de la ida, perdiendo parte de la contundencia que querrá recuperar para la final.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: