El Ratoncito Pérez instala en Velilla del Río Carrión su almacén de dientes
Cyl dots mini

El Ratoncito Pérez instala en Velilla del Río Carrión su almacén de dientes

Este roedor amigo de los niños ha instalado su almacén de dientes para dinamizar el norte de la provincia y ayudar a combatir el fenómeno de la España vaciada.

Eduardo Ibáñez y su hermano Kike esperan poner en marcha a partir de diciembre, siempre que la situación de pandemia lo permite la 'Ruta del Ratoncito Pérez' en la localidad palentina de Velilla del Río Carrión, donde este roedor amigo de los niños ha instalado su almacén de dientes para dinamizar el norte de la provincia y ayudar a combatir el fenómeno de la España vaciada.

 

Diferentes lugares cuentan hasta ahora con museos y casas del Ratoncito Pérez, pero no había un lugar donde almacenar los dientes que recoge cada noche y cambia por regalos para los más pequeños, hasta que estos dos hermanos dieron vida a una idea que les dio su padre, Maxi Ibáñez, fallecido el pasado 20 de octubre.

 

Maxi abrió una puerta a un proyecto que busca "dar a conocer Velilla y la zona" según ha apuntado Eduardo en declaraciones a Europa Press, así como poder vivir en el pueblo que los vio nacer.

 

Un roble acogerá la casa del Ratoncito Pérez mientras que otros cinco albergarán a su familia, encargada de "ayudar al ratoncito a repartir los regalos", y servirán también de almacén de dientes.

 

"El Ratoncito Pérez no puede llegar a todo el mundo y cuenta con la ayuda de sus hermanos para recoger los dientes cada noche y dejar un regalo debajo de las almohadas de los pequeños", han apuntado los responsables de la iniciativa.

 

Hermanos que estarán repartidos por los pueblos de alrededor --Alba de los Cardaños, Camporredondo de Alba, Cardaño de Arriba, Cardaño de Abajo, Otero de Guardo y Valcobero--, por lo que la Ruta conectará toda la comarca.

 

Asimismo, se ha preparado una ruta de 'geocaching' donde encontrar "tesoros guardados" a través de una aplicación que irá marcando dónde hay que buscar.

 

De esta manera se "adapta la ruta a cualquier persona" ya que los más pequeños podrán ver la casa de Pérez, mientras que los más mayores pueden ampliar la ruta con el geocaching y toda la familia podrá recorrer los pueblos de alrededor con una especie de "pasaporte" que tendrán que ir sellando para conseguir recompensas.

 

REDES SOCIALES

 

Lo que comenzó como un sorteo en redes sociales el pasado 18 de octubre ha supuesto a día de hoy más de 300.000 visualizaciones en redes sociales, la puesta en marcha de un concurso de dibujo en el que participan, por ahora, más de 40 colegios de 14 provincias diferentes, de los que ya se han recibido 150 mensajes pidiendo infirmación desde toda España, Francia, Portugal y hasta Marruecos y más de 2.800 personas que han compartido la información en sus perfiles.

 

Iniciativas como ésta pretenden demostrar que "sí se puede vivir en los pueblos". "Estamos acomodados", ha subrayado, al tiempo que ha puntualizado que lo único que están haciendo es tratar lo que tienen en su entorno "con respeto para no morir de hambre". En su objetivo cuentan con la ayuda de mucha gente, como la de José, que se encarga del tema de las estructuras de madera.

 

A esta iniciativa se una otra, la 'Tierra de los sentidos' que pretende "promocionar la provincia". Se trata de un bosque encantado que están preparando para que la gente puede acercarse a pasar el fin de semana y de esta manera incentivar el turismo o la hostelería.

 

Aprovechar el tirón de los niños para atraer a los padres e introducirse en el nicho de mercado del turismo de familia para revitalizar una zona ligada a la mina y a la central eléctrica que han pasado a mejor vida, según apuntan sus responsables.

 

En definitiva, se trata de "tener ideas y tener ganas de hacer cosas por el pueblo, con iniciativas que surgen en épocas de crisis que dicen a veces son también las de oportunidades", ha concluido Eduard