El PSOE de Palencia plantea medidas extraordinarias para ayudar a empresas y autónomos en la desescalada

Ayuntamiento de Palencia. TRIBUNA

Así, desde el PSOE proponen exenciones proporcionales a la duración del periodo obligatorio de confinamiento o cese de la actividad en la tasa por utilización privativa del dominio público

La secretaria General del PSOE en la provincia de Palencia, Miriam Andrés, ha presentado este miércoles una tanda de medidas que llevarán al próximo pleno del mes de mayo del Ayuntamiento con el objetivo de ayudar en la desescalada a autónomos y comerciantes palentinos.

 

En su primera rueda de prensa telemática, Andrés ha explicado que es el momento de preparar la siguiente fase del confinamiento y ponérselo "más fácil" al sector servicios, que ocupa el "87 por ciento" del tejido económico palentino.

 

Así, desde el PSOE proponen exenciones proporcionales a la duración del periodo obligatorio de confinamiento o cese de la actividad en la tasa por utilización privativa del dominio público, afectando a vados comerciales y veladores de hostelería.

 

Además, plantean modificar la ordenanza de las terrazas en la vía pública para adaptarla a las nuevas condiciones de "distanciamiento social" sin perjudicar la actividad empresarial y "abrir la mano" para poder ampliarlas aunque se salgan de la medida de la fachada del establecimiento.

 

Por otra parte, van a solicitar una ayuda directa de 700 euros a personas físicas o jurídicas con o sin trabajadores -autónomos, microempresa o pequeña empresa- por la disminución de facturación del 50 por ciento durante el estado de alarma en relación con el promedio de facturación de febrero de 2020, además de otra de 1.000 euros por inversión o innovación necesarias para iniciar la actividad tras el estado de alarma y una más de 500 euros por cese de actividad.

 

Por último, pedirán bonificaciones del 50 por ciento en el IBI para aquellas empresas y autónomos que por causa del COVID-19 hayan suspendido su actividad, aplicado un ERTE o su facturación durante el estado de alarma se haya reducido al menos un 50 por ciento en relación con la facturación del mes de febrero de 2020. Esta bonificación será de aplicación en 2021, siempre que se mantenga la actividad empresarial y el nivel de empleo que se tuviera al inicio del estado de alarma.

 

Asimismo, se posibilitará el aplazamiento del ICIO para aquellos profesionales y autónomos que hayan suspendido su actividad como consecuencia de las medidas adoptadas contra la pandemia y de la tasa sobre la concesión de los puestos comerciales de la Plaza de Abastos a aquellos comerciantes que justifiquen una caída de más del 20 por ciento en su facturación respecto de febrero de 2020.

 

Andrés ha explicado que la financiación para estas ayudas saldrían del superávit del Consistorio, que en estos momentos ronda los 650.000 euros, según ha asegurado.

 

Estas medidas se complementarán con una campaña de promoción del pequeño comercio de proximidad, hostelería y pymes en medios de comunicación, redes sociales y otros formatos para animar al consumo en los establecimientos comerciales, de hostelería y pymes de la ciudad.