El monasterio de Santa María la Real en Palencia acoge 20 dibujos del arquitecto Juan Carlos Prieto

Estos esbozos muestran iglesias románicas del entorno, que han acompañado a Prieto a lo largo de los últimos 30 años

El centro expositivo 'Rom' del monasterio de Santa María la Real, en Aguilar de Campoo (Palencia), acoge desde este jueves y hasta noviembre 'Esbozos de un viaje interior', un total de 20 dibujos en blanco, negro y grises del arquitecto y director de la Fundación Santa María la Real, Juan Carlos Prieto.

 

Estos esbozos muestran iglesias románicas del entorno, que han "arropado y acompañado" a Prieto a lo largo de los últimos 30 años, bien sea como parte de su trabajo como arquitecto o por placer, con las que invita al "sosiego, el disfrute y la reflexión", según ha informado la Fundación en un comunicado remitido a Europa Press.

 

La silueta de la ermita de Santa Cecilia, en Vallespinoso de Aguilar, da la bienvenida al visitante a este "viaje interior" que arranca con una frase del escritor Pedro G. Montalvo: "cuando lo humano se rinde al tiempo, algún dios acoge el lugar, lo hace suyo".

 

A continuación, los ojos del viajero recorrerán iglesia de Albacastro (Burgos) y otras palentinas como las de Barrio de Santa María, Cezura, Nogales de Pisuerga, Salcedillo, Villanueva de la Torre, Valdegama, Verbios o Valberzoso, espacios en los que el autor ha tenido la oportunidad de intervenir con proyectos como la Enciclopedia del Románico o Románico Norte.

 

Junto a ellos, otros edificios emblemáticos palentinos como Santa Eufemia de Cozuelos o Moarves de Ojeda; iglesias como la de Rueda, junto a la que Juan Carlos pasa casi a diario y detalles como la portada de la iglesia de Santa María de Mave la silueta de la iglesia de San Martín, que "a duras penas" resiste el paso del tiempo en el despoblado Quintanilla de la Berzosa, o el maestro Micaelis que observa al visitante desde su ubicación "privilegiada" en la iglesia de Revilla de Santullán.

 

Según ha explicado Juan Carlos Prieto, "el apunte de la arquitectura permite con unos pocos trazos obtener la esencia del edificio, y este ejercicio en blanco, negro y grises pretende reflejar que la arquitectura, más allá del hecho formal que recoge el devenir histórico, es un manejo del espacio, de la formalización de sistemas constructivos y, sobre todo, es el juego de la luz".

 

La exposición es una invitación a seguir "descubriendo, viviendo y sintiendo" el románico del entorno, por lo que el autor ha hecho un guiño a la campaña 'Por un Románico Abierto', luciendo una camiseta con el lema principal de la iniciativa promovida por la historiadora Cristina Párbole en su blog 'La Huella Románica'.

 

Cuando termine la exposición, en noviembre, las acuarelas se incorporarán a la colección de la Fundación Santa María la Real.