Tribuna mini Saltar publicidad
800x800 file

El improbable éxito de la llamada a las empresas catalanas desde Castilla y León

Sede de VidaCaixa

Las ofertas de suelo y oportunidades industriales de Salamanca o Ávila ignoran la realidad. Castilla y León pierde empresas cada año en favor de otras comunidades, hasta 120 en los últimos cuatro años. Y las que se van facturan más que las que llegan: 141 millones de euros de déficit.

La avalancha de empresas que han anunciado su marcha de Cataluña, hasta 40, ha desatado también una ola de 'invitaciones' desde otras comunidades para que se instalen y paguen sus impuestos aquellos que salen espantados del 'procés'. En Castilla y León, por supuesto, también ha habido quien ha ofrecido o ha pedido que se ofrezcan naves, solares, polígonos y sedes para que empresas que pagan 2.100 millones de euros en impuestos se exilien.

 

Ha ocurrido en Salamanca, donde la Cámara de Comercio se ha ofrecido a mediar para que vengan a la provincia, igual que la patronal paralela CES. "Numerosas compañías han anunciado ya su traslado y la lista podría seguir aumentando en los próximos días. Por ello, la Cámara de Comercio de Salamanca, junto al Ayuntamiento y la Diputación, muestra su disposición a colaborar con todas aquellas entidades empresariales que decidan trasladar su sede para que puedan implantarse en la ciudad o provincia salmantina", ha dicho la institución cameral, que cuenta con el 'respaldo' de Diputación y Ayuntamiento en esta idea. 

 

Ha hecho lo mismo la Cámara de Ávila, en Zamora se ha movido una petición en change.org... Los ha habido más prudentes y otros, como el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, que consideran que ofrecer Valladolid para empresas que dejen Cataluña "no es la mejor manera para reconducir la situación".

 

Pero, ¿hay realmente posibilidades de que lleguen empresas de Cataluña para instalarse, por ejemplo, en Salamanca? La respuesta es... que es muy complicado. Para empezar, las cerca de 40 empresas que han anunciado que se marchan ya han elegido destino: ninguna se ha decantado por Castilla y León. La mayoría trasladan sede social, y en un futuro la sede fiscal, a Madrid, Valencia y Baleares. Se trata de tres de las comunidades que lideran la atracción de empresas en España y que cuentan con ventajas importantes como la localización central de la capital, la buena salud económica del Levante o los incentivos fiscales baleares. También hay empresas que se van a Andalucía y Galicia.

 

Frente a ello, Salamanca, Ávila o Zamora tienen un amplio parque de naves de tamaño medio que están sin ocupar y limitaciones competitivas que quienes las ofrecen como destino de inversiones deben ignorar. Nunca han sido provincias con capacidad de atracción empresarial, una de las críticas más ciertas a las instituciones que las gobiernas, y en ellas las grandes industrias son excepción, y las que hay son autóctonas como las de automoción o agroalimentación; pensar que puedan ser objetivo de grandes corporaciones es complicado: sería como obtener un premio de la Lotería. Pero es que, además, las cifras dicen que migrar con una empresa a Castilla y León no es la tendencia.

 

 

DÉFICIT EMPRESARIAL

 

En España, más de 4.000 empresas se movieron de comunidad autónoma. Las comunidades con más movimiento son Madrid, Cataluña, Andalucía y Valencia, pero no todas logran saldos positivos. Así, Madrid (+424), Andalucía (+131) y, en menor medida, Baleares (+74), logran captar más empresas de las que deciden marcharse. Por contra, Castilla y León es una de las comunidades más deficitarias en el saldo migratorio empresarial. El año pasado el saldo migratorio fue de 47 empresas menos, la cuarta comunidad que peor se defiende en esta cuestión. Y desde 2013 el saldo ha sido de -120 empresas. Pero, además de perder empresas, el balance de lo que facturan también es negativo.

 

La migración de empresas le costó el año pasado a Castilla y León 141 millones de euros. Es la diferencia entre lo que facturan las firmas que se van de Castilla y León y las que deciden instalarse aquí. El problema es que las que se van no sólo son más, sino que también tienen una facturación más grande. En total, las que se marchan suman 280 millones de euros de cifra de negocio, por los 139 de las que se instalan nuevas en nuestro territorio. Cambiamos empresas de 1,1 millones de euros de facturación por otras más pequeñas, de 700.000 euros de media.

 

 

CASOS DE DESLOCALIZACIÓN

 

Por contra, la Comunidad ha perdido mucho en el balance migratorio de empresas: son más y más grandes las que se van que las que llegan. Es una de las más afectadas por la deslocalización interna. Los casos de Lauki y Dulciora en Valladolid o la antigua Interpanel en Zamora son los más evidentes. Son empresas que se han marchado a otros países, pero también a otras comunidades autónomas, y que se han llevado allí la producción que tenían en Castilla y León. Empresas grandes que se marchan y no encuentran relevo.

 

El año 2016, 251 empresas con sede en la región se han marchado de Castilla y León a otras comunidades autónomas, según los datos de Axesor. Por contra, sólo han llegado 197. El saldo es de 54 menos, una de las peores cifras de los últimos años. Sumado 2013, 2014 y 2015, el saldo fue negativo con 69 empresas menos ya que se marcharon más de 600 y llegaron 540. El mayor problema es la fuga hacia Madrid, que es el destino de la mayoría de los traslados, y del grueso de la facturación que abandona la Comunidad. En 2016 fueron 138 empresas las que se marcharon a domiciliarse en Madrid y se llevaron con ellas 238 millones de euros de negocio.

Comentarios

Seguidor vuestro 14/10/2017 15:59 #7
!!! La cosa es poner pegas a todo!!! Si hacen, porque hacen malllll. Si no hacen, porque noooooo hacen. Ya vale, dar noticias que merezcan la pena. !!!El periodismo es libertad, pero también coherencia!!!
Ni la pedrea. 13/10/2017 16:16 #6
Los ricos mas ricos, y los pobres mas pobres. Está claro que ningun gobierno soluciona las desigualdades entre las comunidades, aparte de la sarta de inútiles que las gobiernan, como por ejemplo la nuestra.
País de corrupciones. 13/10/2017 13:39 #5
Estos inútiles que tenemos como políticos, no atraerían empresas, aunque las propias empresas suplicaran venir a esta tierra. Ya se encargarían de sabotearlo estos corruptos, como llevan haciendo 40 años.
usuario 12/10/2017 19:35 #4
O sea ¿Qué no hay ni que intentarlo? ¡Qué pena! Así nos va.
Ataulfo 12/10/2017 19:10 #3
Srs. de la Junta dejen de tocarse las narices y espabilen ofreciendo ventajas fiscales, entre otras, o nos comen la merienda.
Usa 12/10/2017 15:46 #2
Para que ha servido, y para que sirve, tanto conocimiento como siempre se ha dicho que emana de Salamanca? Para que emigre la gente "fornada"
Tormes 12/10/2017 14:57 #1
En CyL a los emprendedores los ahogan a impuestos y muchas dificultades para desarrollar sus iniciativas. Lo tienen complicado prosperar. Las empresas consolidadas rentabilidad.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: