El empresario Manuel Quintana, premio Trayectoria Empresarial de la CEOE Empresas de Palencia
Cyl dots mini

El empresario Manuel Quintana, premio Trayectoria Empresarial de la CEOE Empresas de Palencia

El empresario palentino Manuel Quintana, de Campanas Quintana en Saldaña

La empresa Campanas Quintana, afincada en Saldaña, está unida al arte de la fabricación de estos elementos en España desde el año 1637

El empresario palentino Manuel Quintana, de Campanas Quintana en Saldaña, ha sido galardonado con el VI Premio Trayectoria Empresarial que concede CEOE Empresas de Palencia, tras la decisión tomada por su Comité Ejecutivo y la Junta Directiva. La entrega del premio tendrá lugar el próximo 23 de noviembre en el transcurso del tradicional almuerzo organizado por la confederación de empresarios. 

 

El premiado se une a María Teresa Rodríguez, de Galletas Gullón, Heliodoro Calvo fundador de la empresa de maquinaria agrícola Ovlac, el presidente y vicepresidenta de Grupo Siro, Juan Manuel González Serna y Lucía Urbán López; Conrado Merino, fundador de Viveros Merimar y José Antonio Heras, de productos Virgen del Brezo, como galardonados con el Premio Trayectoria Empresarial en ediciones anteriores.

 

Quintana es una firma española de renombre y el apellido de una familia unida al arte de la fabricación de campanas en España desde el año 1637. La evolución de la empresa en los últimos años ha ido pareja a la implementación de las más modernas técnicas de diseño y fundición, siempre con el fin último de dotar a todos los elementos que fabrica de la más alta calidad.

 

La empresa es la heredera de una tradición familiar que puede documentarse hasta el año 1637, un tiempo en el cual el oficio de maestro fundidor de campanas implicaba viajar por todos los reinos de España, trabajando y viviendo largas temporadas lejos de la tierra natal, a la que muchas veces sólo se retornaba para tomar aprendices en el oficio o cuando el fundidor veía cercana la fecha de su muerte.

 

En torno a esos años, Clemente de Quintana e Isla, un maestro fundidor originario de la comarca cántabra de la Trasmiera, llega a las tierras de lo que en aquel entonces se denominaba Reino de Navarra para ejercer su oficio en aquellas localidades que precisaran de sus habilidades. Numerosos documentos que dan fe de su actividad se conservan hoy en día en el Archivo Diocesano de Pamplona.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: