El coronavirus deja en barbecho la colación, el premio de Palencia a sus cofrades

Este singular premio consiste en la entrega a los cofrades de un rosco de pan de anís y unas almendras garrapiñadas además de limonada

La crisis sanitaria que vive el país como consecuencia de la pandemia del coronavirus dejará en barbecho este año la tradicional "colación" de hermanos, una de las peculiaridades de la Semana Santa de Palencia que cada domingo de Resurrección premia a los cofrades por su penitencia durante la Semana de Pasión.

 

Este singular premio consiste en la entrega a los cofrades de un rosco de pan de anís y unas almendras garrapiñadas además de limonada para que puedan reponerse del esfuerzo realizado durante todos los actos penitenciales que este año no se han podido realizar.

 

De este modo, el sonido de los cohetes, el repique de campanas y el reparto de esos panecillos, almendras y limonada suele anunciar cada año la Resurrección de Cristo.

 

Declarada de Interés Turístico Internacional, la Semana Santa de Palencia, se caracteriza por su sobriedad y por su solemnidad y está llena de tradiciones, de devociones y de silencios rotos por el sonido de "el Tararú", otra de sus señas de identidad que identifica las paradas y reanudaciones de la procesión mediante cornetas y un coro de niños que este año también ha sido suspendido.