Detenido por matar a su mujer y arrojar su cadáver a un contenedor

La Fiscalía pide para el acusado 15 años de cárcel. El cuerpo de la mujer todavía no ha sido encontrado. 

La sección 27 de la Audiencia Provincial de Madrid acoge este lunes a las 10 horas el juicio contra Edwin O.C, para quien la Fiscalía pide 15 años de cárcel por matar a su mujer y arrojar el cuerpo, que aún no ha sido encontrado, a un contenedor.

 

El representante del Ministerio Público también reclama para el acusado una indemnización de 70.000 euros en concepto de responsabilidad civil para los padres de la fallecida y de 360.000 euros para sus dos hijas menores de edad.

 

El escrito de acusación recuerda que Edwin contrajo matrimonio en 1998 con la fallecida, ambos con permiso de residencia en España, y que fruto de esa unión nacieron dos hijas que convivían en el país de origen de la pareja con su familiares, aunque la mujer ya había realizado los trámites administrativos oportunos para la reagrupación familiar.

 

La víctima, que trabajaba como empleada de hogar, había interpuesto en 2011 sendas denuncias por agresiones contra su marido "decidiendo no obstante continuar la convivencia con su marido, con el único deseo de no impedir su consentimiento-autorización para el expediente de reagrupación familiar y poder traer a vivir con ella a sus hijas menores".

 

Sobre las ocho de la mañana del 22 de junio de 2012 el acusado estaba en la vivienda familiar junto a su pareja y allí acabó "intencionadamente" y de forma "violenta" con su vida.

 

Al ser consciente de lo que había hecho metió su cuerpo en una gran bolsa de basura y la depositó en un contenedor próximo a la vivienda "sin que hasta el momento haya aparecido el cuerpo".

 

Los días siguientes a producirse el homicidio, el acusado fingió que su esposa seguía con vida y envió mensajes desde su móvil comunicando que había regresado a su país.

 

También presentó en una entidad bancaria un poder notarial expedido el 5 de julio de 2012 "con apariencia de legalidad" en el que le autorizaba a retirar y cobrar en nombre de la víctima 24.100 euros, un dinero que fue transferido a una cuenta corriente de la que era el único titular.

 

El 14 de septiembre de 2012 el acusado acudió al Registro Civil para obtener la nacionalidad española por residencia, que le fue concedida el 22 de febrero de 2013.

 

No obstante "al haber presentado varios documentos en los que aparentaba que había intervenido su esposa", se remitió el expediente a un juzgado para que investigara la presunta comisión de un delito de falsedad documental.

 

Paralelamente, el 3 de febrero de 2013, por encargo de los padres de la mujer, se había abierto una investigación policial para determinar lo que le había ocurrido a su hija lo que llevó a la detención del acusado el 28 de julio de 2015 en Valencia.