Detenida una mujer que vivía con tres hijos menores en un piso en San Juanillo donde vendía droga
Cyl dots mini

Detenida una mujer que vivía con tres hijos menores en un piso en San Juanillo donde vendía droga

En ocasiones, los propios vecinos encontraban a individuos que consumían sustancias en los espacios comunes del edificio o en las cercanías

La Policía Nacional ha detenido a una mujer de 47 años de edad que presuntamente vendía droga en su domicilio, el cual compartía con tres hijos menores en el barrio de San Juanillo de la capital palentina, gracias a la colaboración ciudadana que alertó de la existencia de un punto negro de menudeo.

 

Según ha trasladado la propia Policía, desde hace un tiempo se habían recibido informaciones por parte de distintos vecinos de la ciudad que indicaban que un domicilio situado en San Juanillo podría ser un punto de venta al menudeo con sustancias estupefacientes, ya que era habitual el trasiego de personas que entraban y salían constantemente de esta vivienda.

 

En ocasiones, los propios vecinos encontraban a individuos que consumían sustancias en los espacios comunes del edificio o en las cercanías, tras haber salido del domicilio señalado, que se encuentra muy cercano a un colegio.

 

Gracias a esta colaboración ciudadana se pudo iniciar una investigación por parte de la Brigada de Policía Judicial que ha constatado que en esa vivienda residía una mujer, con antecedentes delictivos relacionados con el tráfico de drogas, en compañía de tres hijos, dos de ellos menores de edad.

 

También se llevaron a cabo vigilancias que permitieron comprobar como dos personas conocidas por ser consumidoras de sustancias estupefacientes, visitaban la vivienda por cortos espacios de tiempo.

 

Una vez recabados los suficientes indicios que indicarían sin lugar género de dudas que esa vivienda constituiría un punto negro de menudeo de drogas, se procedió a registrar el domicilio este miércoles tras el que se intervinieron 30 gramos de heroína y otros 30 gramos de hachís (valorados en su conjunto en unos 2.000 euros), 315 euros en efectivo, una báscula de precisión de color negra, una cámara fotos, tres tablets de alta gama y herramientas (efectos presumiblemente entregados por las personas compradoras de droga como pago en especie por la misma).