Descartan abrir la carretera a Piedrasluengas desde Palencia por seguridad

El Operativo de Emergencias ha decidido no intentar abrir el acceso a Piedrasluengas desde Palencia a falta de informes que garanticen la seguridad "exigible", ni durante la apertura de la carretera, ni cuando comiencen a circular por ella los vehículos.

Así lo ha decidido por unanimidad el operativo de emergencias, integrado por la Junta de Castilla y León, la Diputación Provincial y la Subdelegación del Gobierno, tras analizar la contestación de la Agencia Estatal de Meteorología sobre el riesgo de aludes en la zona.

Según han informado en un comunicado se ha decidido no actuar de inmediato y esperar a que las condiciones mejoren para abrir ese tramo de dos kilómetros por carretera que queda para llegar a Piedrasluengas desde Palencia.

Han recordado que el miércoles se abrió el acceso al núcleo de Piedrasluengas (Palencia) desde la vertiente cántabra, pero que el riesgo de aludes complicaba el acceso desde la vertiente palentina, por lo que se pidió una valoración a la Agencia Estatal de Meteorología.

Los técnicos realizaron ayer diversas pruebas para determinar la cohesión del manto de nieve y la posibilidad de que se produzcan aludes espontáneos de nieve y concluyeron que el estado de la nieve es homogéneo y compacto, y que se mantendría así hasta la aparición de precipitaciones de lluvia.

Sin embargo, el operativo considera que el informe no especifica los riesgos inherentes a descalzar la base, que es lo que ocurriría al abrir la carretera, por lo que han solicitado un informe complementario pidiendo que se concrete si las afirmaciones de dicho informe serían válidas en caso de modificar o alterar la base de la zona afectada.

 

El operativo ha precisado que el objetivo es restablecer el servicio de la carretera al tráfico rodado, empleando para ello máquinas quitanieves fresadoras dinámicas, que realizarían una sección en cajón.

 

También quieren saber si, una vez abierta la carretera, la variación de las condiciones meteorológicas podría afectar a la estabilidad de dichas paredes y a la seguridad vial en el tramo de la carretera CL- 627, tramo de Camasobres a Piedrasluengas, en la provincia de Palencia.

 

Sin embargo la AEMET ha respondido que no presta este tipo de servicios, por lo que se ha decidido no actuar de inmediato en la apertura del tramo que resta abrir hacia Piedrasluengas.

 

Explican que no hay ningún informe que avale que se puedan hacer las obras con la seguridad exigible, y que no hay ningún informe que garantice que una vez realizada la caja y comiencen a circular vehículos o personas, no pueda sobrevenir algún alud.

 

También han señalado que los habitantes de Piedrasluengas tienen una salida hacia Cantabria, y por lo tanto, su situación "no es lo suficientemente dramática como para exponer a un riesgo mayor del exigible a varias vidas humanas".

 

Además, señalan que "dado que la situación puede prolongarse en el tiempo" se les ha ofrecido la posibilidad de realojo en otros núcleos cercanos, y de convenir con Cantabria la asistencia temporal de los niños a algún colegio cántabro, así como en materia sanitaria.

 

También se les ha garantizado el suministro de medicinas, víveres o cualquier otro elemento de primera necesidad, así como los desplazamientos que se consideren necesarios.

 

Por último, han concluido que se realizarán periódicamente los correspondientes estudios de estabilidad de la masa de nieve a fin de acometer las obras de apertura tan pronto como sea posible.

Noticias relacionadas