Croacia sentencia a Dinamarca en una histórica tanda de penaltis

Los jugadores croatas se abrazan a su portero

Croacia sentencia a Dinamarca en una histórica tanda de penaltis

La selección de Croacia se ha llevado la victoria (3-2, en penaltis, tras un 1-1 en 120 minutos) ante Dinamarca, en una tanda histórica con los porteros como protagonistas parando cinco de los 10 lanzamientos realizados, logrando los croatas el pase a los cuartos de final donde se verá las caras con la anfitriona, Rusia, verdugo de España este mismo domingo.

 

Con un inicio cargado de emoción y dos goles en menos de cinco minutos, el cuarto cruce de los octavos de final dejó una nueva tanda de penaltis tras la vista en el España - Rusia, donde Schmeichel se postulaba como héroe danés tras parar otro penal a Modric en el minuto 116, pero que acabó con los de Zlatko Dalic como vencedores gracias a las tres paradas de Subasic y el último tanto de Rakitic.

 

Croatas y daneses arrancaron el partido de una forma frenética. Al primer minuto el central Mathias Jorgensen adelantó a los nórdicos gracias a un fallo del propio meta croata. Sin embargo, Croacia reaccionó rápido y en el minuto cuatro Mario Mandzukic puso la igualada aprovechando un desbarajuste defensivo.

 

Estos dos goles en apenas cinco minutos aumentaron las expectativas por este duelo entre dos de las grandes revelaciones mundialistas, pero el ritmo del juego se apagó al instante. Los equipos se volvieron mucho más defensivos y entre los dos no sumaron ni cinco disparos entre los tres palos.

 

El equipo de Age Hareide centró su juego en la delantera y en una fuerte presión para no dejar subir a los laterales croatas, Vrsaljko y Strinic. Andreas Cornelius, Yussuf Poulsen y Martin Braitwaite lograron anular a Modric y Rakitic, y formaron un tridente más de trabajo defensivo que atacante.

 

Eriksen fue el nombre propio de la selección de Dinamarca y del partido, sin ser excesivamente vistoso, movió el centro del campo danés y fue el hombre más peligroso para la meta del portero del Mónaco, con un intento de vaselina desde fuera del área que se estrelló en el larguero. Ambos conjuntos llegaron al descanso con sus cartas aún por descubrir y esperando a una segunda mitad en la que tampoco se vería nada nuevo.

 

Los segundos 45 minutos fueron una prolongación del primer período. La ocasión más clara llegó por parte de Poulsen en el minuto 70, algo que hizo despertar al cuadro de Dalic que comenzaron a utilizar los contraataques como arma. Modric y Rakitic eran los que comandaban estos tímidos intentos que acababan en su mayoría con disparo lejano fácil para Kasper Schmeichel.

 

Dinamarca dio por bueno el empate y esperó a la prórroga que llegó después de un tiro desde la frontal de Delaney que se marchó desviado. Los últimos 10 minutos recordaron a ese inicio cargado de oportunidades, pero que esta vez no consiguieron concretar ninguno de los dos equipos.

 

SUBASIC MEJORA A SCHMEICHEL

 

La prórroga fue un calco de los dos tiempos anteriores y las dos selecciones parecieron esperar a los penaltis. Sin embargo, todo pudo cambiar en el minuto 116 cuando Jorgensen cometió un claro penalti sobre Rebic, que ya encaraba la portería después, de regatear a Schmeichel. Pero Modric no pudo con el arquero del Leicester, quien mandó el partido a la tanda decisiva con su padre en la grada a punto de presenciar una montaña rusa.

 

La lotería de los once metros fue la que decidió que Croacia pasase a los cuartos de final con una actuación memorable de ambos porteros parando cinco de los 10 lanzamientos. Rakitic, marcando el gol de la victoria, y Subasic, con tres paradas, fueron los héroes croatas que tuvieron el azar de su parte, dejando a Schemichel y los daneses a una ronda de igualar su mejor marca histórica lograda en Francia '98.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: