Cómo mejorar nuestro descanso con seis sencillos consejos
Cyl dots mini

Cómo mejorar nuestro descanso con seis sencillos consejos

Como mejorar nuestro descanso

Un sueño profundo y revitalizador es clave para tener una vida saludable y poseer actividad en nuestras jornadas

Vivimos en la sociedad del estrés. Con insomnio o sin él, son muchas las personas que padecen de algún trastorno de sueño o que, simplemente, no encuentran sencillo el obtener un plácido descanso después de una larga rutina de trabajo.

Las horas de sueño son esenciales para un buen rendimiento en nuestra vida diaria, dándonos energía para realizar nuestras actividades. Sin embargo, en muchas ocasiones el dormir más no va necesariamente ligado a estar más descansado. Para tener un buen descanso, hemos reunido varios consejos que nos parecen naturales, saludables y sencillos de realizar para conseguirlo:

1-. El ejercicio, aliado del sueño. Así es, la actividad a lo largo del día nos ayudará a que por la noche sea más sencillo caer rendido entre las sábanas. Correr, nadar, o un simple paseo puede aportar un granito de arena para que nuestro descanso sea más profundo y sin interrupciones.

 

2-.Nuestro colchón, la mayor bendición. Siempre es importante contar con un compañero que nos respalde cada noche. Con un buen colchón nos ahorramos dolores innecesarios y conciliar el sueño será, probablemente, una tarea más sencilla. Es recomendable utilizar alguna página que nos informe y oriente a la hora de comprar uno, como opinionescolchones.com.

3-.Ser organizado. Es positivo para muchos aspectos de nuestra vida, y también para este. Tener un horario de sueño organizado fomenta que nuestro cuerpo se acostumbre a dormir a ciertas horas, teniendo menos problemas a la hora de querer hacerlo.

4-. ¿Y las siestas? Las siestas, muy particulares de nuestro país, son beneficiosas si su duración es breve. Pueden ayudar a estar más despiertos y activos durante las siguientes horas, dándonos una pequeña inyección de energía. Por el contrario, si se alargan, pueden llegar a perjudicar el sueño de la noche, así como dejarnos adormilados el resto del día.

5-. No relacionar conceptos. Las nuevas tecnologías nos acompañan a todos lados: al colegio, al trabajo e incluso al baño. Sin embargo, es muy importante saber que no es nada beneficioso estar en la cama con el móvil, tablet, o televisión. Realizar actividades como leer redes sociales, ver programas, o jugar hacen que nuestra mente puede asociar toda esa distracción y diversión que resulta excitante con el lugar donde se duerme, haciendo que un futuro sea más complicado conciliar el sueño.

6-. Racionar la cafeína. Consumimos demasiadas bebidas con cafeína o teína que nos ayudan a mantenernos activos, pero pueden afectar a nuestro ritmo de sueño por la noche. Son muchas las personas que no pueden dormir debido a que están sobreexcitados por ellas, por lo que recomendamos beberlas con precaución y principalmente en la primera parte del día.