Cómo conseguir que los partidos políticos no te manden propaganda electoral del 10-N

El INE ofrece un enlace para un sencillo trámite que, en tres pasos, permite quedar excluído de los envíos electorales postales.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha dado a conocer un Formulario de solicitud de exclusión en las copias del censo electoral, la vía para que no te llegue propaganda electoral de cara a las elecciones del 10 de novimebre. Una opción que, ante la repetición de citas electorales, muchos se están planteando. Tanto es así, que la web del INE ha tenido dificultades para asumir las miles de peticiones.

 

El enlace, que ha circulado rápidamente a través de cadenas de Whatsapp, es este https://sede.ine.gob.es/oposicionPartidos/presentacion. Cuando accedes, te encuentras con esta pantalla:

 

 

 

 

A partir de ahí, solo hay que seguir las instrucciones para quedar excluído de las bases de datos que utilizan los partidos para el envío de la propaganda electoral: sobres, papeletas premarcadas, programas... Es imprescindible tener certificado electrónico o clave PIN, y a partir de ahí en tres pasos a partir del link.

 

Los interesados, que podrían ser miles, tienen hasta el día 7 de octubre: según el reglamento electoral se puede solicitar la exclusión hasta el decimotercer día posterior a la publicación de la convocatoria electoral en el BOE, que será el lunes día 24 de septiembre si nadie lo remedia.

 

Las elecciones van a costar unos 167 millones de euros, entre otras cosas, por el coste de los envíos postales electorales. No habrá encuestas y la campaña durará ocho días en lugar de quince, pero seguirá siendo bastante cara. Las modificaciones incluidas en la disposición adicional séptima de la LOREG traen consigo también cambios en los gastos y subvenciones electorales que pueden realizar o recibir las distintas formaciones políticas.

 

En concreto, los gastos que originen las actividades electorales se reducirán, en función de los votos y escaños obtenidos por cada candidatura, en un 30 por ciento. De su lado, el límite de los gastos electorales se reducirá en un 50 por ciento.