Cómo congelar y descongelar un alimento: 12 consejos

Tupper (Foto: E. P.)

Las verduras congeladas pierden entre un 20 y un 25 por ciento de vitaminas y hasta un 10 por ciento de minerales.

Al congelar perdemos nutrientes, principalmente una parte de las vitaminas del alimento. En concreto, las verduras congeladas pierden entre un 20 y un 25 por ciento de vitaminas y hasta un 10 por ciento de minerales. La vitamina C es la más perjudicada, con pérdidas de hasta un 40 por ciento, y también al congelar se quedan por el camino hasta un 10 por ciento de proteínas.

 

Así lo advierte el técnico superior en dietética y coach nutricional Álvaro Vargas en una entrevista con Infosalus, con motivo de la publicación de 'A comer se aprende' (Planeta), un manual en el que reconoce que la congelación de los alimentos con el ritmo de vida que llevamos es una práctica muy extendida, y que "ni mucho menos" hay que descartar, solamente tener en cuenta que sí se produce esa pérdida y que ésta no debe ser nuestra forma habitual de consumir alimentos, "mucho mejor los alimentos frescos y recién cocinados".

 

Elaborarlos con la receta que deseemos y después congelarlos ya que de esta manera se estará controlando su calidad, se sabrá su procedencia, y cómo ha sido cocinado. "No son recomendables los platos precocinados congelados porque se desconoce la calidad de los aceites empleados, la cantidad de sal, si llevan aditivos, por ejemplo", alerta Vargas.

 

Igualmente, argumenta que si la congelación se hace adecuadamente es una técnica completamente segura. Por ello, aporta los siguientes consejos:

 

1.- No hay que meter los alimentos al frigo estando calientes por salud alimentaria, ya que cuando el alimento está todavía caliente al meterlo en el frigo pueden seguir reproduciéndose algunas bacterias. Hay que dejarlo enfriar a temperatura ambiente y después congelarlo.

 

2.- Se debe indicar en la bolsa o tartera de congelación el contenido y la fecha.

 

3.- No es muy recomendable consumir alimentos con más de 3 meses de congelación porque la pérdida de nutrientes es muy elevada.

 

4.- Hay que separar las raciones según nuestras necesidades.

 

5.- Nunca hay que congelar un alimento que previamente ha sido descongelado, salvo que se haya cocinado.

 

6.- Si algún día se va la luz durante una hora habrá que desechar los alimentos del congelador, ya que por la subida de temperatura es posible que hayan aparecido microorganismos nada deseables y aunque sea menos tiempo es mejor echarles un vistazo.

 

7.- Nunca congelar en la misma bolsa o tartera alimentos crudos de distinta naturaleza, como verduras con carne o pescado, o pescado con carne, por ejemplo, ya que se puede producir una 'contaminación cruzada'.

 

8.- Hay que sacar para cocinar, siempre, lo que más tiempo lleve en el congelador.

 

9.- Nunca hay que descongelar a temperatura ambiente. Siempre se debe descongelar dentro de la nevera, aunque el proceso sea más lento, y poner el alimento en un plato para que el líquido no llegue a otros alimentos que están en la nevera.

 

10.- Es mejor un descongelado lento en la nevera que un descongelado rápido en el microondas, pero éste es mejor que un descongelado a temperatura ambiente.

 

11.- Si se ha descongelado en el microondas se debe cocinar el alimento de forma inmediata, no se puede dejar ni dentro del micro ni sobre la encimera mucho tiempo, ya que los microorganismos proliferan rápidamente con ese calor y puede ser perjudicial.

 

12.- La descongelación debajo del grifo, aunque tampoco es un método muy recomendable, siempre se hará con agua fría, nunca con agua caliente. Con este sistema parte de las proteínas y, en algunos casos, el colágeno del alimento se perderán por el desagüe.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: