CGT convoca "huelga indefinida e intermitente" desde el 7 de julio en las plantas de Renault en Valladolid y Palencia

En señal de protesta por la eliminación del tercer turno que supondrá el despido de cerca de 1.400 trabajadores.

El sindicato CGT ha convocado, a partir del próximo 7 de julio, una "huelga indefinida e intermitente" en las plantas de Renault en Valladolid y Villamuriel de Cerrato (Palencia) en señal de protesta por la eliminación del tercer turno que supondrá el despido de cerca de 1.400 trabajadores.

 

Así lo ha señalado, en declaraciones a Europa Press, el delegado de CGT en Renault, Unai Hernández, que ha avanzado que tal y como esperaban el acto de conciliación en el Serla que se ha celebrado esta mañana ha concluido "sin aveniencia". "La empresa ha argumentado motivos económicos para llevar a cabo los despidos y la supresión del turno", algo que para el representante sindical supone una "tomadura de pelo más" de la multinacional que lo que quiere es "reírse de los trabajadores" para seguir produciendo "con costes más baratos" a cargo de "los empleados".

 

Si bien la idea de CGT era comenzar con las movilizaciones "este mismo fin de semana", los plazos legales hacen que los paros comiencen el próximo sábado 7 de julio. En este sentido, Unai Rodríguez explica que la huelga tendrá efecto siempre que la empresa convoque "la bolsa de horas" los sábados de 06.00 a 14.00 horas o los domingos noche de 22.00 a 06.00 horas del lunes.

 

"Si van a eliminar el tercer turno no es lógico que nos manden hacer horas cuando hay 1.400 trabajadores que se van a la calle", insiste el delegado de CGT que recuerda como la multinacional sigue recibiendo "subvenciones de la administración pública" y que ha aumentado sus beneficios "un 23 por ciento".

 

Rodríguez entiende que tiene el respaldo de la mayoría de los trabajadores, "sobre todo de los eventuales", que además ven una "oportunidad" de trasladar su "malestar" por otras cuestiones como los "ritmos infernales" de producción a los que se les "está sometiendo".

 

El sindicato aclara que dará marcha atrás siempre y cuando la empresa "reconsidere su postura" y no lleve "a efecto" el despido de los trabajadores o en el momento en que "se recuperen" los empleos que la multinacional estima para mediados de 2019, pero que CGT confía en que sea "a finales de este año" a través de esta medida de presión.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: