Boadilla del Camino acoge la exposición sobre los palomares en el Camino Jacobeo a su paso por Palencia
Cyl dots mini

Boadilla del Camino acoge la exposición sobre los palomares en el Camino Jacobeo a su paso por Palencia

Cartel de la exposición sobre los palomares palentinos en el Camino de Santiago

La muestra recoge el resultado de la documentación y caracterización realizada en el año 2019 por el equipo de Palomares de Palencia y financiada por la Junta de Castilla y León, con una inversión de 20.000 euros.

El director general de Patrimonio Cultural, Gumersindo Bueno, ha inaugurado en Boadilla del Camino (Palencia) la exposición organizada por el Colegio de Arquitectos de León sobre los palomares en las localidades del Camino Jacobeo en la provincia palentina.

 

La muestra recoge el resultado de la documentación y caracterización realizada en el año 2019 por el equipo de Palomares de Palencia y financiada por la Junta de Castilla y León, con una inversión de 20.000 euros.

 

El grupo de trabajo Palomares de Palencia se creó en el año 2018, integrado por los colegiados más jóvenes y miembros de la Junta Directiva de la Delegación de Palencia. Desde ese año se comienza a documentar y caracterizar los palomares, una tipología de arquitectura tradicional muy característica y con una presencia importante en la provincia de Palencia, en la que se encuentran localizados alrededor de un millar de estos edificios.

 

Este recorrido por once municipios de la provincia, en el itinerario del Camino de Santiago, ha dado como resultado la identificación y documentación de 78 palomares, formando conjuntos muy relevantes, sobre todo en Boadilla del Camino (16), Frómista (19) y Población de Campos (15).

 

Estos conjuntos de palomares pueden entenderse como un conjunto relevante, monumental e identificador, con especial valor y definidor del 'skyline' de los municipios y cuya desaparición supondría una pérdida irreparable de identidad del propio municipio y del territorio.

 

Esta arquitectura, construida con materiales locales, tierra cruda, madera, refuerzos de piedra o ladrillo cocido, formas y volúmenes que dan respuesta a las necesidades funcionales, es un claro un ejemplo de sostenibilidad y de adaptación al territorio.

 

Del análisis de la situación de estos edificios, el trabajo de documentación y caracterización concluye que los palomares del Camino de Santiago se encuentran en una situación buena, en la que con pequeñas intervenciones u operaciones de mantenimiento adecuadas se garantiza la conservación de esta arquitectura tradicional, parte integrante de la identidad de los municipios, sobre todo por aquellos municipios declarados Conjunto Histórico o vinculados a zonas de protección como es el Camino de Santiago o el Canal de Castilla.