Aprobados más de medio millón de euros a la restauración de 35 escombreras en la provincia

Las obras de recuperación ambiental que se van a llevar a cabo en los terrenos que ahora ocupan las escombreras eliminarán posibles focos de contaminación, el peligro de incendio de los residuos, la existencia y proliferación de insectos y roedores.

El Consejo de Gobierno ha autorizado este miércoles la contratación de las obras de restauración de 35 escombreras de la provincia de Palencia por un importe de 502.332 euros.

 

Según ha explicado la portavoz, Milagros Marcos, con esta contratación se comienza a ejecutar el convenio firmado en septiembre entre la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, la Diputación de Palencia y el Consorcio para la gestión de residuos.

 

Este convenio prevé la recuperación de un total de 89 escombreras inventariadas, con una aportación máxima de la Junta de 770.000 euros, y la realización de acciones encaminadas a evitar la aparición de nuevos depósitos ilegales de residuos de construcción y demolición.

 

Estas 35 escombreras a recuperar están ubicadas en Bárcena de Campos, Barruelo de Santullán, Cillamayor, Báscones de Ojeda, Boadilla de Rioseco, Arenillas de San Pelayo, Renedo de Valdavia, Lagunilla de La Vega, Castrillo de Villavega, Dehesa de Romanos, Espinosa de Villagonzalo, Fresno del Río, Manquillos, Villarrodrigo de la Vega ( pedanía de Pedrosa de la Vega), Villaproviano, Relea de la Loma, Valenoso, San Cebrián de Mudá, Hijosa de Boedo, Santa Cruz de Boedo, Villarrobejo, Villapún, La Serna, Villaeles de Valdavia, Villaherreros, Villaluenga de La Vega, Villorquite, Villamoronta, Villanuño de Valdavia, Villaprovedo, Villarrabé, Villasarracino, Villasila de Valdavia y Santillana de Campos.

 

Las obras de recuperación ambiental que se van a llevar a cabo en los terrenos que ahora ocupan las escombreras eliminarán posibles focos de contaminación, el peligro de incendio de los residuos, la existencia y proliferación de insectos y roedores, así como futuros vertidos incontrolados y la consiguiente degradación paisajista.

 

Se trata de parcelas con un acceso sencillo en las que se han depositado escombros y materiales inertes sobre la superficie sin control, por lo que existe riesgo de vertidos incontrolados de todo tipo (plásticos, electrodomésticos, neumáticos y materias orgánicas e inorgánicas). Todos los residuos se llevarán a un gestor autorizado, ha precisado la portavoz.