Ampudia celebra la tradicional fiesta del Día del Ángel

Monasterio de Alconada

La Villa de Ampudia celebra este domingo, 1 de marzo, una de sus más antiguas fiestas, conocida popularmente como el “Día del Ángel”. Jornada de convivencia entre amigos y vecinos que tiene al monasterio de Alconada como lugar de encuentro.

Jornada que sirve para que los más pequeños del municipio disfruten de su patrón protector, que no es otro que el famoso santo “Ángel de la Guarda”. 

 

No obstante, casi todos los convecinos aprovechan la disculpa para reunirse con amigos y familiares para degustar el menú típico del evento en cuestión.

 

Así pues, y si el tiempo no lo impide, los ampudianos, grandes y chicos, sacarán un hueco en la agenda para renovar la tradición. 

 

De este modo, las cuadrillas se desplazarán a pie y en coche hasta la pradera del Monasterio Cisterciense de la Virgen de Alconada.

 

Una vez allí, cada grupo buscará un punto de asentamiento y los juegos infantiles de antaño se mezclarán con los habituales partidillos de fútbol, entre otros.

 

Sea como fuere, bien a la hora de la merienda o bien a la hora de la comida, en el menú no puede faltar el tanganillo de chorizo y la tortilla de patata. Elementos básicos y vitales que se convierten en imprescindibles en la degustación de un día tan señalado en el calendario festero de Ampudia.

 

Del mismo modo, la norma no escrita, dice que hay que rodar la naranja por la pradera antes de comerla, y a fecha de hoy casi nadie sabe de dónde viene la costumbre ni el porqué de tan singular acción.

 

Hay quien señala que lo de rodar la naranja es un simple ritual que habla de una fruta muy poco vista en otros tiempos y que se convertía en acontecimiento y juego.

 

De todos modos,  proliferan en la comarca de Tierra de Campos las costumbres relacionadas con las comidas campestres, estrechamente unidas a otras que tienen que ver con la petición de aguinaldos, la "entrada en quinta" y otros menesteres, en los que no faltan cánticos, cencerradas y juegos populares.