Absuelto en Palencia un hombre ante las “inexactitudes y contradicciones” de que hubiera abusado sexualmente de su hijo autista
Cyl dots mini

Absuelto en Palencia un hombre ante las “inexactitudes y contradicciones” de que hubiera abusado sexualmente de su hijo autista

El padre siempre defendió que para orinar, su hijo siempre se bajaba los pantalones hasta los tobillos.
 

La Audiencia Provincial de Palencia absolvió a un hombre por las “inexactitudes y contradicciones” de los testigos, un matrimonio que le acusaba de haber abusado sexualmente de su hijo autista en el interior de un bosque, unos hechos que ocurrieron el 11 de abril de 2017.

 

Al parecer, el acusado llevó a su hijo, D. D, autista de nacimiento, “con un profundo retraso mental y una edad mental de dos años” y tras recogerlo del Centro Hospitalario en el que está internado, al paraje conocido como 'Cuesta del Chivo'. De camino adelantó a un matrimonio y detuvo el vehículo a un lado del camino para, acto seguido y acompañado de su hijo, “dirigirse por una senda que sale del mismo a una zona boscosa que existe más arriba”. Fue entonces cuando el matrimonio se percató “de algo extraño”, pues “se daban besos y parecía que el hijo estaba drogado o borracho”, si bien en ese momento desconocían el estado de salud del joven. Por ello, testificaron que se quedaron observando a la pareja, que se había introducido en una zona boscosa y, a una distancia aproximada de 150 o 200 metros.

 

En ese momento observaron que el hijo tenía bajados los pantalones hasta los tobillos y que estaba sentado junto a su padre, el cual le hacía caricias en la cabeza y le llevó la cara hacia su regazo. “Ante lo que los testigos creyeron una felación a una persona disminuida, avisaron a la policía, dirigiéndose el esposo al padre diciéndole que qué es lo que estaba haciendo, contestado éste que nada, que era su hijo y que no pasaba nada y que si se habían oído mucho los gritos de éste que lo sentía, pero que era autista. A ello le contestó que si era su hijo, lo que acababa de observar no se hacía con los hijos y que iba a avisar a la policía”, reza la sentencia.

 

Varios metros adelante fue interceptado por la policía, a cuyos agentes respondió que era su hijo autista, que para mear siempre se queda desnudo, que le ha quitado la camiseta porque tiene calor, y no sabe lo que les habrá contado la gente pero que él también puede decir otras cosas”.

 

El tribunal argumenta que en primer lugar ante la policía y más tarde en el juicio, los testigos narraron “inexactitudes y contradicciones”, vinculadas principalmente a la supuesta felación.Nos lleva a considerar no probada la existencia de la misma si no existen otras pruebas periféricas que corroboren dichas afirmaciones u otras pruebas indirectas que nos lleven a dicha conclusión”, concluyó la sentencia.