Absuelto de un delito de estafa por no devolver un préstamo a su expareja en Palencia

Los hechos se remontan al año 2004 cuando el acusado y el denunciante mantenían una relación afectiva y el primero pidió a su entonces pareja que le prestara ciertas cantidades de dinero que le fue devolviendo.

La Audiencia Provincial de Palencia ha absuelto a un hombre al que su expareja acusaba de estafa por no haberle devuelto un préstamo por el que llevó a rehipotecar una vivienda de su propiedad.

 

Los hechos se remontan al año 2004 cuando el acusado y el denunciante mantenían una relación afectiva y el primero pidió a su entonces pareja que le prestara ciertas cantidades de dinero que le fue devolviendo, hasta que en 2007 le volvió a pedir prestados 8.000 euros que no reintegró.

 

Como el ahora absuelto parece que tenía varias deudas pendientes, su pareja, con el fin de unificar las mismas y ayudarle a pagarlas, le puso en contacto con el director de una sucursal de la Caja de Ahorros Municipal de Burgos al que conocía y éste propuso prestarle 45.000 euros. En garantía de ello, el denunciante hipotecaría una vivienda cuyas cuotas del préstamo hipotecario serían abonadas por la pareja.

 

Inicialmente, hizo frente a los pagos correspondientes hasta el año 2009 en que dejó de hacerlo, teniendo que asumir el pago de las cuotas el denunciante para evitar la ejecución del crédito hipotecario constituido sobre su piso, lo que también supuso la ruptura sentimental.

 

La Audiencia palentina considera que no se trata de una estafa puesto que el valor de la defraudado no supera los 50.000 euros, ya que si se suman los primeros 8.000 euros con los 37.728,42 euros de la cantidad no asumida por el denunciado la cantidad presuntamente defraudada es de 45.728,42 euros.

 

Además, el delito habría prescrito, pues los últimos hechos ocurrieron el día 14 de diciembre de 2007 (fecha de constitución del préstamo hipotecario) y la denuncia se interpuso en fecha 9 de marzo de 2017, momento en el que ya habían transcurrido más de cinco años de plazo de prescripción para los delitos castigados con penas inferiores a cinco años de prisión.