Abandonado, 'okupado', en ruina y embargado: la historia del palacete del paseo de la Estación

La propiedad fue embargada para pagar la factura de los trabajos para evitar que se cayera y para limpiar la vegetación. Tiene una multa mensual y está en ruina declarada, pero mantiene su atractivo.

El antiguo palacete del paseo de la Estación ha sido fuente de constantes problemas desde hace años. Su propiedad se ha empeñado en no hacerse cargo de las obligaciones mínimas que le corresponden y de ahí su estado actual. Ahora mismo el mayor problema es la vegetación, pero ha sido hogar de 'okupas', ha estado a punto de caerse (se encuentra en ruina declarada), hay que limpiar periódicamente... tiene una multa mensual de 600 euros que recae sobre la propiedad por no asumir sus responsabilidades de mantenimiento.

 

Los datos

 

Según su ficha del PGOU, el edificio es del año 1900 y está dividido en dos plantas de 204 metros cuadrados cada una. La parcela es de 1.500 metros cuadrados. Fue uno de los primeros edificios del paseo de la Estación; está en ruina declarada.

 

El Ayuntamiento de Salamanca ya embargó a los propietarios por más de 69.000 euros, el coste de la factura de los trabajos de apuntalamiento, limpieza y desratización del palacete que tuvo que afrontar el consistorio ante la dejadez total de los propietarios. La propiedad es fruto de una herencia y está en manos de tres personas. Después, en 2018, estuvo a punto de ocurrir lo mismo con la factura por el desbroce exterior de la vegetación que había vuelto a crecer hasta salirse de la finca, pero en el último momento, pagaron.

 

Lo normal sería que se obligara a la propiedad a llevar a cabo las tareas correspondientes. Sin embargo, este es un caso particular. Los propietarios, a los que costó localizar, se niegan a hacer ningún tipo de limpieza ni arreglo. De hecho, en 2013 ya hubo que apuntalar el edificio, clausurar puertas y ventanas y limpiar el terreno, pero lo tuvo que hacer subsidiariamente el ayuntamiento. Paralelamente, se han abierto infinidad de expedientes y la propiedad tiene una multa mensual de 600 euros, pero ni por esas. Los dueños han pagado algunas multas, pero nunca ejecutan las labores de mantenimiento que se les exigen, y tampoco un proyecto de rehabilitación del que dieron un primer esbozo hace unos años

 

En el primer semestre del año 2013, y ante un estado de abandono similar al actual, el Ayuntamiento realizó, de forma subsidiaria, una serie de actuaciones en el interior de la propiedad que, entre otras, incluía el desbroce de la zona ajardinada. En abril de 2013 hubo una 'crisis' en la que la Policía Local tuvo que desalojar a una docena de personas alojadas en el edificio, acordonarlo y vigilar que no volvieran. 

 

La actuación fue producto de  un auto que, además del inmediato desalojo y clausura del edificio, y la prohibición del acceso a cualquier persona al interior del mismo, autorizó al Ayuntamiento a ejecutar una serie de actuaciones urgentes que solicitó con motivo de la Ordenanza Reguladora de la Inspección Técnica de Construcciones, y de la situación de insalubridad que presenta este antiguo palacete. La factura se le pasó a la propiedad.