270 mayores de 23 pueblos reciben el programa de estimulación cognitiva a domicilio de la Diputación de Palencia
Cyl dots mini

270 mayores de 23 pueblos reciben el programa de estimulación cognitiva a domicilio de la Diputación de Palencia

La iniciativa persigue paliar entre los mayores la merma en habilidades personales y sociales originado por el confinamiento y otras restricciones de contacto social derivadas de la pandemia.

Unas 270 personas mayores que residen en 23 localidades del medio rural de la provincia se han visto beneficiadas por el programa de estimulación cognitiva a domicilio que viene desarrollando la Diputación de Palencia desde el pasado otoño. Una iniciativa de los Servicios Sociales de la administración provincial para procurar paliar entre los mayores la merma en habilidades personales y sociales originado por el confinamiento y otras restricciones de contacto social derivadas de la pandemia.

 

Las principales capacidades cognitivas que estimula este programa son la atención, la percepción, la comprensión, la memoria, el lenguaje, la velocidad de procesamiento, la orientación, el razonamiento, el aprendizaje, las praxias, las gnosias  y el control ejecutivo, es decir, las actividades mentales complejas encargadas de integrar, organizar y coordinar el resto de las capacidades cognitivas. 

 

La población a la que se ha dirigido el programa, con edades comprendidas entre los 60 y 90 años, procede de los habituales participantes en las actividades de entrenamiento mental y de la memoria que se organizan a través de los once centros de acción social del medio rural, así como de los usuarios del servicio de ayuda a domicilio a quienes se estimó adecuado ofrecer esta actividad, de personas de localidades de escasa población y de los participantes en los grupos de ocio inclusivo.

 

Ante la parada de la animación comunitaria por la alerta sanitaria, los técnicos propusieron crear un programa de actuaciones domiciliarias, una nueva forma de trabajo que procura el acceso a la población en un nuevo formato sin riesgo para la salud de los participantes, pero que sirve para dar continuidad a algunas de las actividades presenciales que se venían desarrollando, donde el tiempo semanal estimado que dedica cada usuario de este servicio ronda las tres horas. 

 

Las entregas de material nuevo y del recogido y examinado se establecen con periodicidad quincenal, además de habilitarse la comunicación telefónica en ambos sentidos para el seguimiento y la resolución de dudas. Al configurarse como una intervención integral, el objetivo es crear en el beneficiario unos ciertos hábitos de trabajo y actividad que interrumpan la monotonía diaria, para intervenir en aquellas áreas que se ven comprometidas o que las personas precisan mejorar para mantenerse funcionalmente activos de manera autónoma.

 

Los centros de acción social recibieron la visita de esos primeros beneficiarios, a quienes se les explicó el proyecto piloto y se les entregó el material de trabajo específico elaborado para la estimulación cognitiva, que se cumplimentaron en los domicilios en una gran mayoría de casos, con apoyo telefónico para dudas y consultas, así como para la corrección de los materiales ya cumplimentados. La experiencia piloto confirmó el establecimiento de tres niveles de habilidades (básico, medio y avanzado), ajustados en contenidos por grados de dificultad y en tiempos de resolución.