120 km. de ruta por pantanos de la Montaña Palentina, entre historia y naturaleza: Desde Camporredondo a Aguilar

Una ruta que puede comenzar en Velilla del Río Carrión, en los dos embalses que se encuentran en este municipio, Compuerto y Camporredondo

Paisajes montañosos, bosques, arquitectura tradicional y agua se aúnan en la ruta de los pantanos, en el norte de Palencia, un total de 120 kilómetros entre los embalses de Compuerto y Aguilar, a los pies de la Montaña Palentina, coronada por picos como el Espigüete, con una altitud de 2.450 metros o el Curavaca, con 2.520 metros.

 

Una ruta que puede comenzar en Velilla del Río Carrión, en los dos embalses que se encuentran en este municipio, Compuerto y Camporredondo, este último el más antiguo, ya que fue inaugurado en 1930 por el entonces Rey Alfonso XIII.

 

Parada obligatoria en este recorrido es Camporredondo de Alba, a los pies del Espigüete, y Alba de los Cardaños, un pueblo de tradición ganadera con dos barrios divididos por el pantano, cada uno de ellos con su iglesia Parroquial que tienen más de 400 años de antigüedad.

 

La ruta continúa hacía Cervera de Pisuerga, hasta el pantano de Ruesga, obra que data de 1923 y que se construyó como reserva de agua para el Canal de Castilla, una de las grandes obras de ingeniería hidráulica de final del XVIII y principios del XIX. Se trata de uno de los pantanos y de los lugares más turísticos, no sólo porque se encuentra en plena Montaña Palentina sino porque en los meses de septiembre y octubre se puede escuchar a los venados machos durante la 'berrea'.

 

Por las calles de Cervera se puede apreciar el modelo tradicional castellano, con una plaza con soportales y columnas, así como descubrir casas blasonadas como la de Los Leones, o el palacio de los Gil, convertido en casa de cultura y bolera municipal, además de que en 'La casa del parque' se puede aprender y descubrir la riqueza de la Montaña Palentina o acercarse hasta el vecino pueblo de Verdeña y descubrir la casa del oso, dedicada al animal más emblemático de la zona.

 

El recorrido continúa hasta el embalse de Requejada, en Vañes, pedanía de Cervera, cuyo pueblo original se encuentra bajo las aguas de este pantano, y que se levanta en un entorno rodeado de bosques de robles y hayas y desde donde se puede realizar la ruta del Roblón de Estalaya, que es el árbol más longevo del parque natural de Fuentes Carrionas y Fuente el Cobre.

 

Y el trayecto llega a su fin al embalse de mayor capacidad de los que hay en Palencia, el de Aguilar de Campoo, y cuya construcción anegó bajo sus aguas a los pueblos de Cenera, Villanueva del Río, Quintanilla de la Berzosa y Frontada.

 

Aguilar de Campoo es municipio considerado una de las puerta de entrada a la montaña palentina y al Geoparque de la Unesco Las Loras. Románico, naturaleza, montaña y patrimonio confluyen en esta villa dominada por los restos de su castillo.

 

Desde este punto de llegada en la ruta de los pantanos se puede descubrir y conocer el cañón del Pisuerga o el valle de Recuevas, sin olvidar el monumento natural de piedra de Las Tuerces o la cueva de Los Franceses.