Juan carlos lopez original

Recetas para educar

Juan Carlos López
Entusiasmo por la educación y por la vida

Escuela rural, la gran olvidada

Turismo%20rural detail

El nuevo post de Juan Carlos López en Tribuna.

La escuela Rural hoy por hoy sigue siendo la gran olvidada, y probablemente vencida por los que entienden la educación como un negocio y no un servicio.

 

La escuela de pueblo es muy importante para consolidar la población, para dar vida al pueblo. Hoy día algunas escuelas de pueblo las están cerrando los propios padres, al considerar que una escuela multinivelar no es buena para sus hijos. Sienten que están en desventaja respecto a los colegios completos y homogéneos. Y otras muchas se nos están yendo sin que nadie ponga remedio.

 

Muchas son las ventajas que nos ofrece la escuela rural.  El maestro rural puede sentirse verdaderamente maestro, un verdadero educador integral. La organización multinivelar se puede aprovechar para que niños de distintos niveles se enriquezcan entre sí, también facilita el contacto con el medio próximo, permite realizar salidas sin mayores riesgos, propicia el contacto más directo y continuo con los padres, los horarios son más flexibles. Al no tener ratios de aula elevados, es posible observar cómo en el día a día, el proceso de enseñanza-aprendizaje se enriquece; independientemente de la edad que tenga cada alumno, colaboran entre sí, aprenden unos de otros, se solidarizan. Los maestros rurales, ejercen como guías en el arte de la enseñanza. Y cuando enseñar es un arte, aprender es un placer.

 

Pero también nos encontramos con una serie de problemas y singularidades, como:

 

  • En los colegios rurales, un mismo maestro debe impartir enseñanza a distintos cursos a la vez, lo que supone dar respuesta a cada nivel, compatibilizar distintos libros de texto… dificultad que conlleva el riesgo de buscar una equiparación de niveles” con el peligro de hacerlo a la baja.

 

  • Varios libros. Cada curso tiene sus propios libros de texto y al haber 4 o 5 niveles juntos, el maestro puede encontrarse con más de veinte libros que deberá trabajar, tarea difícil de realizar.

 

  • No se tratan temas de su entorno próximo, los libros no tratan ni la granja, ni la huerta, ni el campo, ni el pueblo, con la importancia que tienen para los alumnos. Son libros pensados para una mayoría que reside en las ciudades que.

 

  • Se necesitan unos nuevos agrupamientos y formas de organización, no siendo válida la organización clásica de una clase de un sólo nivel.

 

El tener aulas con pocos alumnos, va a suponer en numerosos casos que no se puedan realizar muchas actividades al no contar con niños suficientes. O éstas pierden atractivo al no ser clases mínimamente numerosas. También supone que las actividades duran menos tiempo.

 

  • Falta de motivación.  En muchos casos, al no tener compañeros del mismo curso, los niños se desmotivan por falta de patrones de comparación entre compañeros de la misma edad. Incluso falta de motivación del maestro cuando solo tiene cuatro niños.

 

  • Maestro demasiado encima del alumno: no se educa para la independencia, y los alumnos se ven con deficiencias en estrategias de aprender a aprender

 

  • Falta de continuidad del profesorado. En las escuelas rurales es frecuente el cambio de maestro cada año pues se trata de un trabajo más difícil de lo habitual.

 

Soluciones:

 

  • Las facultades de Educación deberían incluir al menos “un epígrafe" en alguna asignatura sobre cómo trabajar en la Escuela rural. Hoy no existe ni eso. Y visitarlas in situ para conocer como se trabaja. También se debería realizar cursos de formación continua sobre la escuela rural.

 

  • Como dice Manu Velasco, “la innovación tiene el corazón antiguo” y hay que revisar a nuestros maestros: Montesorri, Reggio Emilia, Giner de los Rios... para aprender de sus propuestas.

 

  • Se hace necesario unificar todos los contenidos posibles, que son muchos, en algunas áreas graduando la dificultad de las propuestas. Para ello el maestro debe tomar sus propias decisiones, modificando a su criterio las programaciones de las editoriales.

 

  • Hay que entender que no todos aprenden al mismo ritmo, pues una escuela no es una fábrica. La escuela rural no es una educación de talla única.

 

  •  Nuevas propuestas de programación, incluso una readaptación del curriculum. Sería muy recomendable una programación modular en muchas de las áreas, esto es, contar con unos libros comunes para todos los alumnos (independientemente del curso), con actividades diferenciadas por niveles, y sobretodo esta diferenciación tendría lugar en la evaluación.

 

  • Hacer atractivo el trabajo de maestro de pueblo: volver a ofertar las casas de maestro. Ofrecer facilidades a los docentes para que se queden a vivir en el pueblo durante, por ejemplo tres años. (Dar más puntos por ejemplo a este trabajo considerándolo de difícil desempeño).

 

  • Visitas institucionales a los pueblos para hacerlos visibles. ¿Cuántos directores? ¿Diputados? ¿Visitan la escuela de los pueblos? ¿Cuántas veces se ha hecho el acto simbólico y publicitario del inicio del curso escolar en un pueblo? Seguramente no encontrarían ni la escuela. ¡Están abandonados! ¡Estamos abandonados!

 

  • Los Ayuntamientos tiene que hacer atractivo su pueblo, y mimar a sus niños. Todos los pueblos deben tener lo mejor y gratis: los libros gratuitos -al ser una población reducida es posible-, las mejores Tablets, los mejores ordenadores, ningún pueblo sin pizarra digital. Patios espectacularmente bonitos. Y en muchos casos no es cuestión de dinero sino de creatividad. La mejor conexión a internet para conectarse con otros niños, que la distancia no sea un problema

 

  • Facilitar el trasporte de los alumnos para poder realizar actividades conjuntas con otros pueblos, o en las cabeceras de los CRA. En muchas ocasiones los niños no pueden asistir, sino son los padres los que se encarguen de transportarlos en sus propios coches, o costeando un autocar para los pocos niños. Aquí las Diputaciones deberían poner algo de su parte.

 

  • Los pueblos deben unirse para realizar actividades comunes, incluso una vez al mes, nuevamente aquí los Ayuntamientos y Diputaciones deben aportar. Para consolidar población necesitamos esfuerzo y nuevas ideas.

 

Cuidar y proteger la escuela rural es tarea de todos ya que se contribuye de una manera muy significativa a la mejora de la calidad educativa. Y cuando se cierra la escuela, se empieza a morir el pueblo y un poco de todos nosotros.

 

'El Maestro'

 
Con el alma en una nube 
y el cuerpo como un lamento, 
viene el problema del pueblo 
viene el maestro. 

 

El cura cree que es ateo 
y el alcalde comunista 
y el cabo, jefe de puesto, 
piensa que es un anarquista. 

 

Le deben 36 meses del cacareado aumento 
y el piensa que no es tan malo enseñar 
toreando un sueldo. 

 

En el casino del pueblo, 
nunca le dieron asiento 
por no andar politiqueando 
ni ser portavoz del cuento. 

 

Las buenas gentes del pueblo 
han escrito al menisterio 
y dicen que no esta claro 
cómo piensa este maestro. 

 

Dicen que lee con los niños 
lo que escribió un tal Machado 
que anduvo por estos vagos 
antes de ser exilado.

 

Les habla de lo innombrable 
y de otras cosas peores, 
les lee libros de versos 
y no les pone orejones. 

 

Al explicar cualquier guerra 
siempre se muestra remiso 
por explicar claramente 
quien venció y fue vencido. 

 

Nunca fue amigo de fiestas 
ni asiste a las reuniones 
de las damas postulantes 
esposas de los patrones. 

 

Por estas y otras razones 
al fin triunfo el buen criterio 
y al terminar el invierno 
le relevaron del puesto. 

 

Y ahora las buenas gentes 
tienen tranquilo el sueño 
porque han librado a sus hijos 
del peligro de un maestro. 

 

Con el alma en una nube 
y el cuerpo como un lamento 
se marcha, se marcha el padre del pueblo 
se marcha el maestro. 

 

Patxi Andion 
 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: