La habilidad del virus y la torpeza humana
Cyl dots mini
Pedro original

Menudo Panorama

Pedro Santa Brígida
Periodista

La habilidad del virus y la torpeza humana

Covid detail

No somos nadie. La realidad Covid se impone una vez más. Hace apenas un mes, los excesivos mensajes positivos sobre la vuelta a una cierta normalidad inundaban el discurso político, los medios de comunicación, las redes sociales e incluso las conversaciones personales. Pero la realidad es tozuda, la quinta ola de contagios es un hecho y volvemos a las restricciones. Lo advirtieron unos cuantos reputados epidemiólogos.

 

Imaginábamos en mayo y junio un verano medio tranquilo respecto a la pandemia y estamos de nuevo ante una curva de contagios descontrolada, con las cifras disparadas debido a la incidencia que provocan las variantes Delta y Lambda, y eso que las hospitalizaciones y fallecimientos se han reducido drásticamente gracias al efecto de las vacunas. Menos mal.

 

Las autoridades autonómicas claman por no tener capacidad jurídica para imponer toques de queda y medidas de movilidad más restrictivas, mientras el Gobierno se lava las manos, después de no haber consensuado en un año y medio ley alguna que ayude a las comunidades ante este tipo de repuntes pandémicos. Los cierres horarios, la limitación del número de personas en las reuniones, las cuarentenas y los cribados masivos, entre otras medidas, han vuelto.

 

España registra unas cifras de contagios que asustan en el exterior y que van a impedir la recuperación del turismo internacional. Sólo la movilidad interior puede salvar a una hostelería que lo está pasando fatal desde marzo del pasado año y que no ve la luz al final del túnel. Lo peor es que los datos Covid relacionados con los más jóvenes en un montón de municipios españoles son penosos.

 

Mientras el Tribunal Constitucional acaba de tumbar las restricciones más duras decretadas por el Gobierno en el primer estado de alarma -a buenas horas-, los ciudadanos seguimos utilizando mayoritariamente las mascarillas, pese a que no es obligatorio su uso en los exteriores, salvo excepciones. Creo que el Ejecutivo está más pendiente del reparto de los millonarios fondos europeos que de poner toda la carne en el asador para finiquitar el coronavirus (claro, que el Gobierno parece tener algún problemilla con la carne).

 

Llega un momento en el que ya no sabemos a qué atenernos y sólo nos queda actuar con la prudencia y la sensatez individuales ante la habilidad del virus con el que nos hemos topado, que cobra renovadas energías ante el excesivo porcentaje de personas que no se quiere vacunar -otra cuestión a resolver- y a la torpeza y el egoismo de quienes, por unos u otros motivos, piensan que el asunto no va con ellos. Mientras en otros países europeos han podido hacerlo tiempo atrás, la semana que viene ya podremos comprar en las farmacias españolas los test de antígenos. Así nos va.

Comentarios

vino es Salud 18/07/2021 16:54 #1
Hablas bien, Pedro.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: