Pedro original

Menudo Panorama

Pedro Santa Brígida
Periodista

Habemus Gobierno de coalición agridulce

Pedro%20s%c3%a1nchez%20presidente%20gobierno detail

Después de un par de comicios generales en seis meses, de más de 300 millones de euros del erario público destinados a tal efecto, de horas y horas de dialéctica vacua, de debates ideológicos inútiles y de discusiones charcuteras de toda índole, por fin tenemos Gobierno; es el primero en coalición desde que volvió la democracia a España y, como dato de interés, el que cuenta en el Congreso de los Diputados con el menor margen de apoyos de nuestra reciente historia.

 

La elección de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno ha llenado de ilusión a millones de españoles, que nunca llegaron a creerse del todo que los impulsores de aquel 15-M tocarían poder tan pronto con el viento socialista a favor. El nuevo Ejecutivo cuenta con el impulso ciudadano de republicanos convencidos, de socialistas que siguen a su líder haga lo que haga, de votantes anti derecha, de nacionalistas cuyo único interés siempre es el trinque de las arcas del Estado, de independentistas a los que les importa “un comino” la gobernabilidad de España y de mini partidos que intentan conseguir para su provincia o comunidad autónoma más inversiones. Absolutamente legítimo.

 

También hay un montón de millones de paisanos y paisanas -en número de votos de unos y otros, prácticamente los mismos, en torno a once millones por pandilla- que están molestos, incluso indignados, con el conocido mediáticamente como Gobierno Frankenstein. No se fían de un presidente que ha hecho todo lo contrario de lo que prometió en la campaña electoral, ni de los neocomunistas de Podemos y menos aún de las hipotecas que siempre genera la denominada tensión territorial de este país. Quieren acabar con la Constitución del 78, con la Transición y con la Monarquía, sentencian estos españoles preocupados por el presunto cambio de régimen político que se avecina. Absolutamente legítimo.

 

Ilusionados unos, indignados los otros. ¿Las dos Españas? No tenemos solución, llevamos doscientos años con este rollo cainita de partirnos la cara entre nosotros mismos por el terruño, por la ideología, por la Monarquía o la República, por la redistribución de la pobreza, por el interés… La mezcla de razas y culturas de la que procedemos parece que no nos ha ayudado, tampoco el acceso generalizado a la educación, ni el bienestar de las últimas décadas. Algunos perennemente quieren más, son insaciables, y esos son los nacionalistas, que dicen no encajar en el Estado, pero que son -por el error continuo de PSOE y PP de no saber entenderse- los que mandan cuando no hay mayorías suficientes, es decir habitualmente solventan quien gobierna. Defiendo la doble vuelta electoral, como en Francia, y algo menos el sistema británico, con un solo diputado electo por distrito. Tampoco entiendo por qué socialistas y populares nunca han sido capaces de pactar un gobierno fuerte para resolver los retos de futuro realmente complejos e importantes: educación, sanidad, pensiones, servicios sociales, etc.

 

Gobierno agridulce y de coalición. Y después de todo el circo político con el que nos han entretenido unos y otros, llega la hora de la verdad: hay que gobernar, hay que tomar decisiones, hay que afrontar los grandes desafíos de país, hay que mejorar la vida de los ciudadanos. Comprobaremos en los próximos meses si el presidente, los tres vicepresidentes y los ¿16? ministros son capaces de actuar como un solo equipo y si los nacionalistas e independentistas que marcan la agenda política española desde hace más de 40 años permiten margen de maniobra.

Tiempo al tiempo. De momento, un mínimo de 100 días de cortesía para ver por donde van los tiros y cuánto talento y talante poseen los tiradores. El reloj de la legislatura está en marcha. Tic, tac…

 

Comentarios

Marta M. 09/01/2020 11:44 #1
Este gobierno será un desastre. Sánchez ha mentido y se ha puesto en manos de ellos nacionalistas

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: