Pedro original

Menudo Panorama

Pedro Santa Brígida
Periodista

El Pin Parental y la propiedad de los hijos

Una%20app%20de%20control%20parental%20que%20genera%20pruebas%20contra%20el%20bullying%20y%20el%20acoso detail

El post de Pedro Santa Brígida en Tribuna de Valladolid

Soy defensor de la libertad de los individuos frente al Estado, siempre que cumplan la ley. Por tanto, creo en la libertad de elección de los padres a la hora de optar sobre el tipo de educación que quieren para sus hijos en un país en el que cohabitan las enseñanzas pública, concertada y privada. Cada cual que haga de su capa un sayo, pienso.

 

Defiendo una educación pública de calidad, en la que se incentive a los profes, financiada convenientemente, con un sistema de acceso a la docencia distinto al actual, que personalmente considero desfasado ante los tiempos que corren. Creo que todos los maestros y profesores, incluidos los de la universidad, deberían ser bilingües, con suficiente formación digital, menos burocratizados, más innovadores. Me consta que es mucho pedir.

 

En un país en el que no hemos sido capaces de consensuar una Ley de Educación en 40 años, donde cuando gobiernan el Estado unos y otros -por no hablar de lo que ocurre en territorios gobernados por nacionalistas-, intentan arrimar de manera descarada la norma a sus correspondientes ideologías. Va siendo hora de decir basta: dejad de manipular a niños, adolescentes y jóvenes y poneros a trabajar en cómo mejorar el sistema educativo y la formación universitaria, malparados habitualmente en los rankings internacionales.

 

Estoy convencido de que la ministra de Educación, Isabel Celaá se arrepiente de haber dicho días atrás que “no podemos pensar, de ninguna manera, que los hijos pertenecen a sus padres”, en referencia a la polémica del Pin Parental promovido por el Gobierno de Murcia. No fue una frase afortunada, pese a que estaba en el argumentario de comunicación que le prepararon en Moncloa para enfrentarse a los medios de comunicación en la rueda de prensa del Consejo de Ministros. El debate posterior está siendo digno de una tesis doctoral. Es obvio que los progenitores no pueden decidir las enseñanzas curriculares que deben recibir sus vástagos, hay especialistas suficientes en la materia. Otra cosa es analizar qué ‘expertos’ imparten charlas en horas lectivas y cuáles son los contenidos de las mismas (habitualmente éstas se informan con antelación a las AMPAS).

 

Los hijos claro que son de sus padres y madres a la hora de definir su formación moral, ¿quién lo va a hacer si no, el Estado? Eso ocurre en los regímenes dictatoriales. Desde hace décadas me llama la atención que desde el PSOE quienes con más energía defienden la educación pública después envían a sus retoños a colegios concertados o privados. La ministra Celaá es un caso más, con todo el derecho ella optó en su momento por un colegio católico, concertado, trilingüe, con uniforme obligatorio y en cuyo ideario se recoge que “está inspirado en el Evangelio”. Consejos vendo que para mí no tengo.

 

En el fondo de todo este superfluo debate subyace la demonización de Vox, cuyos líderes seguro que están encantados de que se hable tanto de ellos. Ni este partido ni ningún otro tiene derecho a sustraer a los escolares de que se les forme sobre el uso de los preservativos, el matrimonio gay, las familias monoparentales o la transexualidad porque son realidades de este mundo en el que vivimos. Pero tampoco tiene sentido que haya ponentes que sean invitados en los centros públicos -en horarios lectivos, repito- para perpetrar talleres sobre masturbación, algo que ha sucedido ya en algunas aulas de este país.

 

En el fondo, el follón mediático y en las redes sociales que se ha montado con el Pin Parental no es más que una cortina de humo para distraer al personal. Algunos de los ideólogos de la comunicación del Gobierno español están convencidos de que es mejor que se hable de la extrema derecha y del ‘trifachito’ y no de la subida del butano, de los impuestos que se van a aplicar al gasoil, del retroceso en las previsiones de crecimiento económico, del pacto con Bildu en los presupuestos de Navarra, de la próxima reunión con Torra, de los cambios en el Código Penal

 

Alentar el miedo hacia el enemigo interno o externo es más viejo que Matusalén.

Comentarios

increíble 24/01/2020 09:18 #2
profesorado bilingüe? ya lo que faltaba. A ver si lo del bilingüismo se os estalla en la cara , la pena es que será demasiado tarde. A propósito porque el bilingüismo es obligatorio en primaria? Al final cada vez más centros son bilingües, y para eso no hay pin parental? En cuanto a la convivencia de los tres tipos de educación,,la concertada va en detrimento de la pública,.Por qué en Ávila se convierta el bachillerato si no es educación obligatoria? Por qué sus profesores son elegidos. según un ideario y no por una dirección provincial de educación si es la junta la que paga? Por qué en mayo hay una petición económica velada ( o no) a las familias que tienen a sus hijos en el centro? Por lo menos en la pública , hay un sistema de acceso te guste o no y quizás lo más ridículo es la defensa de una programación con competencias y estándares que instauró el partido que apoya en Murcia. a los del pin parental. En cuanto. a las charlas incluidas en todos los centros dentro de los programas de tutoría intentar ahondar en una formación integral y en algunas ocasiones hacer pensar a aquellos que a lo mejor en sus casas no la reciben. Finalmente, los primeros que dicen que los hijos no son de los padres , es la Iglesia. Así lo dice en las jornadas de preparación para el bautismo: vuestros hijos son de Dios no vuestros. Pero como en tanta cosas, con la Iglesia hemos topado.
Cuaresma 23/01/2020 11:28 #1
Celaá se ha inhabilitado a sí misma! Menuda estupidez

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: