Resistencia y gloria

Resistencia%20y%20gloria detail

Hacer algo fácil y seguir porque te ha gustado tiene el mismo mérito que presumir de coche nuevo cuando te lo han regalado. Resistir cuando probamos un terreno nuevo, que nos pone a prueba tirándonos por la borda nuestros planes a sabiendas de que hay una minima posibilidad de triunfar es algo muy distinto.

La resistencia al fracaso es uno de los grandes dilemas cuando se trata de perseguir un sueño. Pensar en él es fácil, fantasear con el premio final es por lo menos agradable, pero perseguirlo en la vida real ni es tan fácil ni tan agradable. La verdad es que existen sueños cuya persecución se vuelve insufrible, pero incluso estos son posibles si tenemos la mentalidad adecuada.

 

La dureza del camino mata las esperanzas de no pocos que han hecho cuanto tenían en su mano para al final ni oler la victoria, pero, ¿cómo vamos a obtener algo grande si solo queremos o podemos enfrentarnos a las pequeñas dificultades? Abandonando ya podemos ir advirtiendo que no. Un gran obstáculo se vence siendo nosotros tan fuertes como él y eso se consigue presentando batalla, obteniendo dividendos de las victorias y sacando lecciones de las derrotas. Una persona que ni siquiera se presenta a la batalla no puede considerarse derrotada, como mucho desertora o cobarde. Este es uno de los puntos más calientes de la resistencia al fracaso porque se necesita de mucho coraje para librar una lucha en la que sabemos que podemos perder pero que si no lo hacemos, jamás aprenderemos a ganar.

 

No hay nada malo en la derrota porque antes de luchar estábamos a manos vacías, pero en el intento es donde se desmarcan los ganadores. Esta es su marca de fábrica, lo que los distingue de quienes viven al amparo de la suerte y del regalo. Esto no significa no recibir de buen grado los vientos a favor que nos encontremos por el camino, todo lo contrario, significa aprovechar la marea cuando exista la oportunidad y no guardar los remos y dar media vuelta cuando hay que luchar con los vientos en contra.

 

"La vida no es simplemente tener una buena mano, es saber jugar tus cartas cuando te ha tocado una mala mano". Refrán Danés

 

Quizás uno de los conceptos menos extendidos y que a la vez más me atrae es el de que todo fracaso es transitorio. Un fracaso solo es la definición de una situación para la que todavía no hemos encontrado una solución y, si la tenemos, esta todavía no está bien desarrollada. Entonces fallamos y es a esto a lo que le llamamos fracaso. Nada entonces tiene que ver con la carga emocional a la que muchos parecen haberse aferrado erroneamente. Si una situación fallida solo espera a una persona que cuente con los medios para resolverla, ¿entonces por qué nos centramos en las repercusiones emocionales en lugar de aprender hasta hallar una solución? Descuidadamente ponemos nuestra valoración como personas en lo bien o mal que nos salgan las cosas, en lugar de aprovechar las oportunidades para crecer que se encuentran escondidas.

 

Un fracaso es transitorio cuando entendemos que todo depende de nuestra intención por superarlo y del tiempo que vamos a tardar en conseguirlo. Cuanto más se involucre alguien en la superación de obstáculos, superándose a sí mismo y no catalogándose como mejor o peor, más oportunidades se presentarán en su camino. Y no hablo de hacer algo "de vez en cuando", sino de ponerse manos a la obra en la construcción de una personalidad ganadora que no entiende de derrotas ni retiradas, solo de tiempo y dedicación.

 

La falta de experiencias deshace el aprendizaje, y la falta de aprendizaje crea y aumenta el temor ante las futuras experiencias.

 

Para crecer hay que enfrentar. No cabe duda. Bajo cualquier temor a la derrota enfrentar los problemas solo nos aporta soluciones si decidimos aceptar cualquier situación bajo el paraguas del aprendizaje. Entonces no habrá nada que nos detenga, resistiremos todo tipo de mareas y antes o después, con mayor o menor dificultad, llegaremos a buen puerto.

Comentarios

Roberto Serna 23/09/2019 12:35 #4
Hola Gonzalo! Indudablemente. O nos ponemos a la altura del peligro o el peligro nos pasará por encima. Antes todo tenía otra perspectiva y los "fracasos" son más sonados ahora y peor enfocados. Si bien es cierto que se cuenta con más herramientas para vencerlos, también requiere saber utilizarlas. Un saludo!
Gonzalo José 20/09/2019 11:35 #3
"Un gran obstáculo se vence, siendo nosotros tan fuertes como él ". Que se necesita mucho valor y coraje, pues si, pero si no es así; qué queda ??. Pues me temo que continuar con la monotonía, o con el conformismo. Es verdad que ya no son tiempos como los de antes, de hace treinta y cuarenta años, los míos, en los que la mentalidad y las costumbres son muy pero que muy distintas. Ahora sí no luchas no eres nadie. Antes también había que luchar, pero no lo teníamos tan complicado. Había menos exigencias, pero luchabas, claro que sí. Tenéis los jóvenes muchos más medios que teníamos nosotros. Gracias Roberto.
Roberto Serna 17/09/2019 22:35 #2
Muchas gracias! Para mi un placer, sobre todo que el que lea los posts los ponga después a prueba. Un saludo!
Brillante 16/09/2019 17:49 #1
Muchas gracias como siempre por tu maestría y sabiduría Roberto. Brillante como siempre, e inspirador cada semana. Haces mucho bien Roberto.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: