Poderosos

Poderosos detail

De entre todos los factores de quienes consiguen no solo lo que algunos llaman éxito, sino lo que realmente significa la palabra "éxito", que no es más que la realización material y emocional de nuestros valores, vamos a poner algunos de los más importantes para irnos de vacaciones con las pilas cargadas al máximo y por qué no, con algunos deberes.

Los factores que se exponen a continuación son la base para que después cada uno los aplique a sus propios valores y experimente la agradable sensación de encontrarle significado a lo que hace. Si no, siempre queda seguir levantándose cada día para seguir con las mismas lamentaciones. Esto ya es decisión de cada uno.

 

 

Autoestima y no estar desesperado.

La autoestima es el valor subjetivo positivo que todo el mundo debería albergar sobre sí mismo. Sin autoestima no hay éxito porque quien no se valora a sí mismo tampoco creerá en lo que hace y por tanto no se consolida como aspirante al triunfo. Una persona con una sana autoestima se basta de su propia valoración para sentirse capaz de luchar por todo lo que considere importante, sea cual sea la dificultad que entrañe.

Una persona tiene baja autoestima porque actúa constantemente para ganarse la aprobación de los demás y con ella construye su propia identidad, y eso la convierte en desesperada. Esto es a lo que llamamos heteroestima. Podemos ver que alguien está desesperado cuando hace o dice algo por necesidad y no por deseo, cuando su comportamiento se orienta a adaptarlo a lo que le rodea.

 

Motivación y objetivos.

La motivación es pasajera, no se mantiene todo el tiempo, pero su impacto en lo que hacemos es brutal. Una buena motivación es necesaria para cubrir la necesidad de cambio y superación que todo ser humano lleva en su interior. Si no hay motivación es porque o bien el proceso o bien el resultado no llega ni a ponernos los pelos de punta antes de comenzar. Si queremos estar motivados, debemos escoger bien los objetivos.

Un objetivo bien escogido es aquel que responde a nuestros propios deseos, anhelos y necesidades, no a los deseos o necesidades de los demás. Cuando descubrimos un objetivo importante, cuando se despliega ante nosotros nuestro propósito en la vida, empezamos a dejar de lado falsas suposiciones para recorrer nuestro propio camino. Esto, y no otra cosa, es lo que interfiere en la capacidad de las personas para sentir que su vida tiene sentido.

 

Hablar y escucharte como debes.

La mayoría de las personas utilizan argumentos aplastantes que tumban cualquier probabilidad de conseguir algo grande para sus vidas. Cómo nos hablamos en los momentos de éxito y más cómo lo hacemos en los momentos de fracaso tiene un fuerte impacto en las decisiones que vamos a tomar. Escucha lo bueno que hay en ti, crea argumentos poderosos que te dejen en disposición de luchar y no te machaques cuando todo parezca salir del revés. Tú tienes el poder de hundirte o de salir adelante. Cuida tu forma de hablarte.

 

La decisión de equivocarte.

Nada enseña más que un error y nada enaltece más a una persona que el esfuerzo por superarse. Cuando alguien decide ser más de lo que es y tener más de lo que tiene debe saber que conlleva un cambio personal firme y duradero, donde no se dejará de enfrentar obstáculos. Las decisiones marcan el destino de cualquiera y si hay personas más seguras y satisfechas con su vida es porque no se escondieron en los momentos en los que debieron tomar una decisión que lo cambiaría todo. Esto es lo que hacen las personas que tienen una firme convicción por elegir su propio destino. Deciden, fallan, vuelven a decidir, aprenden y avanzan. Las grandes personas siempre se hallan con grandes obstáculos en su camino, pero si tú ya te has decidido a ser grande imagino que esto ya lo sabes.

 

Deseo y no necesidad.

Cuanto más nos apeguemos aun resultado más dependeremos de él para ser felices. Esto se extiende a todos los ámbitos de la vida y es un fiel reflejo de la seguridad o inseguridad en uno mismo. Las personas seguras desean todo aquello que pueda elevar el nivel de sus vidas pero saben bien que si lo pierden no hay tiempo para crear una alarma, sencillamente se enfocan en lo siguiente de la lista. No actúan desesperadamente porque saben que siempre aparecerán nuevas oportunidades. Una persona necesitada necesita el resultado, toma cada oportunidad como algo que no puede dejar escapar y se frustra si no la consigue. Su mentalidad de escasez no le permite vivir con libertad y depende de demasiados factores ajenos como para considerarse capaz de labrarse su propio futuro. La abundancia es cuestión de elección, no de suerte, si nos centramos en abrirnos a todas las posibilidades y disfrutar de los pequeños éxitos conseguidos las posibilidades de mejora se irán presentando ante nuestros ojos como por arte de magia.

 

Sin miedo no hay paraíso.

Todo lo que implique riesgo de perder algo que nos importe genera miedo, y eso es bueno, porque estamos apostando fuerte por algo significativo. Los miedos son naturales cuando a pesar del golpe que nos podamos llevar nuestro deseo de ganar siempre es mayor que nuestro miedo a perder, y por lo tanto nos dejan actuar. Los miedos son tóxicos cuando sucede lo contrario. Sin importar la dificultad del objetivo, ya hemos decidido dejarnos bloquear.

La realidad es que los miedos no desaparecen, se superan, y cada vez que los enfrentamos nosotros nos hacemos más fuertes y ellos se hacen más pequeños. Así que lo único que nos queda para superarlos es saltar al escenario, dar lo mejor que tengamos y aprender de la experiencia. La sensación para los que a diario superan sus obstáculos siempre es la misma: se sienten increíblemente poderosos.

Comentarios

Roberto Serna 28/08/2019 16:11 #4
Ánimo Gonzalo, qué tal va ese veranito. Esto son deberes "básicos". Para ir entreteniéndose en vacaciones. Básico por que sin esto interiorizado no vamos a ninguna parte y entretenido porque...qué puede haber más divertido que desarrollarse uno mismo como persona? Para mi al menos nada.
Gonzalo José 25/08/2019 17:20 #3
Y me encuentro con tu deseo de que los más afortunados nos vayamos , o vengamos de vacaciones con las pilas cargadas, pero también con algunos deberes..muchos deberes si analizamos bien todo lo que nos cuentas. Qué fácil parece cuando se va leyendo y qué difícil es ponerlo en práctica. Que no nos castiguemos demasiado...pero si es lo primero que hacemos nada más abrir los ojos cada día. Es verdad que a lo largo del día, tenemos que tener la suficiente cabeza para decidir si seguimos así, o pensar: " A ver, qué me vale más, seguir castigándome o buscar mis motivaciones ?? Estoy seguro que las hay en todos nosotros, y muchas , para los optimistas,como yo, decenas todos los días. Me encanta pensar en positivo.
Roberto Serna 14/08/2019 22:44 #2
Ana, y para mi escribirlos muchas gracias. Una frase con mucho trasfondo, porque sin sentido no hay dirección ni avance, que es lo más básico en el desarrollo personal. Me alegro que te haya gustado!
Ana 12/08/2019 18:02 #1
Hola Roberto!! Que agradable es leer tus artículos. Ya nada más empezar a leer el que hoy nos regalas, me encuentro con esta frase : "Que cada uno experimente la agradable sensación de encontrar significado a lo que hace". Y pienso: " esto promete..." y claro que promete todo lo que viene a continuación, que transmite alegría de vivir , entusiasmo , y nada de tirar la toalla, que eso es de cobardes.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: