Críticas ll: de la crítica al fracaso

Criticas detail

En la primera parte hablábamos de la oportunidad escondida tras cada crítica recibida, y de cómo a menudo las desaprovechamos al vincularnos emocionalmente a ellas. Hoy hablaremos de la repercusión que trae el abrirle las puertas a cualquier crítica destructiva, en lugar de vencerla.

Ignorar nuestras debilidades o simplemente negarlas es más común de lo que a la mayoría nos gustaría creer, y sucede que este es el mejor camino para el padecimiento emocional.

 

    Un defecto interno es considerado como el resultado de una pauta de comportamiento inconsciente que transforma una adversidad temporal en una dolencia crónica. Sin pensarlo, nos hemos vuelto adictos en cuanto a acumulación de problemas se refiere, y buena parte de ellos disfrazados con una capa de “poco importantes” o “para más adelante”. Así es como se forma un defecto interno: con el problema externo determinamos que ahora no tenemos tiempo para estupideces y decidimos seguir con nuestras ocupaciones, entonces el problema no solo no desaparece sino que de forma sutil y discreta nos acompaña, sumándose al equipo de problemas que se ha ido conformando desde las sombras hasta adquirir la fuerza suficiente como para aflorar de forma consistente y definitiva en nuestro día a día. Un día termina por sentarnos mal una crítica que por lo común no debería. Más tarde reaccionamos con acritud al cometer unos pocos errores en el trabajo, hasta que explotamos y atacamos de forma deliberada a todo aquello que se interponga entre nosotros y nuestra idea de “vivir en paz”. Lo que creíamos era un solo grano de arena se ha terminado por convertir con el tiempo en todo un desierto acabando lentamente con todo un paisaje lleno de vida. Donde antes había una sonrisa ahora hay terquedad, donde había optimismo ahora hay decepción y donde tocábamos el éxito ahora solo sentimos el fracaso.

 

    Este ejemplo ayuda a entender que el resentimiento creado por una crítica mal enfrentada o ignorada puede convertirse en uno de esos cánceres que transforman la calidad de vida de una persona, llevándola de la virtud y el significado a la desesperación y la venganza.

 

    Un factor muy a tener en cuenta con las acumulaciones de críticas es la repetición. Me refiero a la repetición de problemas y la repetición de actitudes con las que los enfrentamos. Ya sea que tengamos el hábito de encarar de forma productiva cualquier circunstancia o de forma destructiva, tenderemos a reforzar ese hábito con una pauta similar de comportamiento a la que hayamos tenido en ocasiones pasadas, hubiésemos o no resuelto el problema entonces. Es uno de los enemigos más grandes que existen a nivel de desarrollo personal, puesto que una actitud repetitiva ineficaz provoca que los problemas persistan cada vez que se producen y, estos a su vez, no mantienen nuestro nivel de “incomodidad”, sino que lo aumentan. Por eso es tan importante salir de los bucles mentales en los que nos hemos metido, para dar una nueva solución a los mismos problemas pero impidiendo que estos nos ahoguen por más tiempo.

 

    Las repeticiones establecen las rutinas que nos marcamos día tras día en cada área a la que prestamos nuestro aliento. Así, se hace mucho más fácil realizar algunas de las tareas de casa o del trabajo. Después de repetir durante varias mañanas seguidas el llegar caminando hasta nuestro trabajo, queda establecida en nuestros sistemas nerviosos la nueva pauta de actuación, simplificando la tarea hasta el punto de volverla agradable, por muy costosa que nos resultase al comienzo. Sin embargo, en otros ámbitos de nuestra vida esto se puede volver muy contraproducente. Si tendemos a dar falsamente la espalda a las críticas dañinas y no encararlas con positividad e indiferencia que es lo que haría una persona con verdadera confianza en sí misma, estas irán llenando un saco cada vez más grande de emociones negativas hasta acabar con nosotros. Entonces siempre que se presente una crítica actuaremos de la misma manera errónea fortaleciendo un modo de actuación que terminaremos por interiorizar.

 

    No me cabe duda de que dentro de nosotros se puede crear un juego constante de práctica y claridad para reconocer que al igual que con los problemas, somos los dueños del proceso que elegimos para vencerlos. Deshabituarse a perder conlleva del mismo tiempo y esfuerzo que empleamos para convertirnos en víctimas inanimadas de las críticas. Empecemos muy poco a poco a soltar lastre y a advertir como al reducir el impacto de las críticas buscando nuevas pautas de actuación, soltaremos esa bolsa pesada que hemos podido arrastrar durante años.

Comentarios

Roberto Serna 26/06/2019 23:05 #4
Gonzalo muy buenas! Los bucles mentales es que dan para mucho, imagina lo que hay detrás de ellos. Eso es lo importante, hacer una autoreflexión y evaluar nuestro juego interno para saber si vamos o no en la dirección correcta. Por cierto Gonzalo, y a todos los que leais este mensaje, llevo también una página de facebook con mi mismo nombre dedicada al desarrollo personal, para los que os querais pasar por allí ;-)
Gonzalo José 25/06/2019 20:30 #3
Pues sí, Roberto, que gran sentido común hay en estas líneas. Como nos gusta complicarnos la vida, como si no fuera ya, ella solita, complicada. Pero este artículo hay que leerlo digerirlo despacio; no es tan fácil aplicarnos todo lo que nos " cuentas" , ya que a la vez que se va leyendo, vamos analizando nuestros comportamientos. Vamos recordando situaciones, momentos vividos y ...chico, lo bordas. Me ha gustado la expresión de los " bucles mentales" , qué aficionados somos a ellos, mucho más de lo que parece, te aseguro que me has dejado pensativo. Creo que soy bastante aficionado a ellos.
Roberto Serna 25/06/2019 18:29 #2
Eso es Dani, hasta que ya no aguantamos más y la situación se vuelve incontrolable. Mejor ir dando pasos correctos, aunque sean pequeños, en la dirección correcta.
Dani 24/06/2019 16:40 #1
Asertividad es la cualidad que deberíamos cultivar. Si no, tragamos con todo hasta que explotamos por una tontería.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: