Silueta felix fuente original

Ilusionados por la política

Félix de la Fuente

Menos criticar y arrimar el hombro

Voluntario social detail

El post de Félix de la Fuente en Tribuna.

No es que criticar sea malo o que no tengamos toda la razón y todo el derecho del mundo para lanzar tacos, improperios, exabruptos, sapos, serpientes y todo lo que nos venga en gana contra esos señores que llamamos políticos, es que estamos perdiendo el tiempo, es que la mera crítica da por supuesto que esos señores son capaces de reaccionar a lo que digamos los ciudadanos, y eso no es verdad. La crítica, cuando no produce la más mínima reacción en el criticado, despierta la frustración en el criticante. Es que, además, los políticos se están riendo sarcásticamente de nosotros ante nuestras narices. Por eso y por nuestra salud mental, olvidémonos de criticar. Llevamos muchos años haciéndolo y la única reacción de los políticos ha sido subirse el sueldo. Les importamos un comino, y mucho menos a los partidos políticos.

 

Conviene que tengamos esto muy presente para que los ciudadanos no volvamos a utilizar a estos vividores de la política (viven de la política ¿no?) como excusa a nuestra inoperancia e irresponsabilidad.

 

Pero hay algo que sí podemos hacer los ciudadanos:

1º Dejar a los partidos políticos en lo más profundo del baúl de los olvidos.

 

2º INTERVENIR DIRECTAMENTE EN POLÍTICA EN PLAN DE VOLUNTARIADO. (Si esta frase te produce risa, mejor que no sigas leyendo).

 

Sí, todavía tenemos los ciudadanos algunos espacios políticos en los que de momento podemos intervenir directamente:  en la política municipal, y a través de plataformas ciudadanas.

 

3º Intervenir en plan de voluntariado. Es decir, no cobrar un céntimo ni por cargos ni por dietas (sí por los gastos justificados).

 

Este voluntariado político está pensado para jubilados con conciencia social y también para profesionales que quieran dedicar alguna hora a la política para resolver los problemas sociales, pues ofrece la suficiente flexibilidad como para compaginar un trabajo normal o una profesión con la actividad política. El voluntariado político no está pensado para personas que quieran vivir de la política.  Si   una persona sale elegida, no quiere decir que, para desarrollar su trabajo, tenga que fichar todos los días a la misma hora y pasar ocho horas en un despacho- ¿No pasan acaso los políticos actualmente más tiempo en los medios de comunicación que en el parlamento?

 

4. Voluntariado político no significa sólo ni fundamentalmente estar dispuesto a ocupar un cargo si se sale elegido, sino estar dispuesto a colaborar con las personas de plataformas que salgan elegidas.

 

Olvidémonos de los esquemas y de las estructuras de los partidos políticos. En estas plataformas no hay jefe que mande, ni un programa político, NI NADIE QUE TE DIGA CÓMO TIENES QUE VOTAR. Se da por supuesto que la persona que ofrece gratuitamente su tiempo a los demás, es lo suficientemente responsable como para saber actuar en cada caso.

 

6º No hay un programa político porque se trata de unir a personas responsables, independientemente de su orientación política. Hay dos principios fundamentales: respeto a las leyes e igualdad de todas las personas.

 

7º Con el voluntariado político se trata de reducir gastos en sueldos y en organización.  Se trata de comportarse como suele hacerlo una familia en época de crisis: reduciendo gastos inútiles.  Si no se pueden subir las pensiones, si los salarios mínimos están mucho más bajos que otros países de la UE, si un gran porcentaje de clases se tienen que impartir en barracones, si no hay vivienda para los desahuciados, esto se debe en gran parte (aunque no exclusivamente) a que tenemos un elevado porcentaje de cargos públicos y de instituciones que nos sobran.

 

8º ¿Cuál es el objetivo de las plataformas de voluntariado político? El principal objetivo es que gran parte del dinero que se dedica a cargos públicos, con sus correspondientes dietas y asesores, quede libre para dedicarlo a tantas necesidades urgentes como tenemos en España. Como objetivos secundarios, pero también importantes, aprovechar la experiencia y el enorme potencial profesional de las personas jubiladas y, además, revalorizar el papel del funcionariado. Al frente de la administración deben estar los funcionarios cualificados, no los cargos políticos puestos a dedo. Sin un funcionariado independiente, un país no puede funcionar bien.

 

 

9º Esta es una llamada urgente a tanta gente solidaria como tenemos en España. No es tu dinero lo que se te pide.  Son unos minutos por el futuro de tus hijos. Es una llamada también a los pequeños partidos para que se comprometan con el voluntariado político, bien siguiendo como partidos o convirtiéndose en plataformas ciudadanas. Los ciudadanos sabemos DIALOGAR, SABEMOS CEDER Y ESTAMOS PREOCUPADOS.

 

El voluntariado político puede ser el más eficaz voluntariado social.

Y esto mismo, con ciertos matices, vale para las elecciones al Parlamento Europeo.

Recuerda:  SI NO HACES NADA, NI SIQUIERA TIENES DERECHO A QUEJARTE

Comentarios

Felix de la Fuente Pascual 09/12/2019 17:20 #3
Hola, Luis Primero, una observación: el título primitivo era "Menos criticar y más arrimar el hombro", pero ya sabes que la informática a veces nos juega malas pasadas. Ahora, quiero decirte que todos podemos aprender de todos y que no hay una verdad absoluta. Y yo también he aprendido de tí. El contenido del artículo se basa en tres imágenes, que para mí han sido tres lecciones: Primera: el encuentro con dos castellanos residentes en Barcelona. Uno es de León, pero nacido en Cogeces del Monte, y el otro, de un pueblo de Valladolid (no me acuerdo del nombre, pero de Tierra de Campos). Están llevando una labor extraordinaria de forma gratuita en el barrio de Les Corts, de Barcelona. La plataforma se llama "Banc solidari" (banco solidario). La segunda imagen. El abuelo jugando con su nieto en el parque a media tarde, mientras los padres siguen trabajando. La tercera. mi encuentro contigo a través de Internet. Por mi trabajo con los emigrantes en Alemania y por mis 16 años en el Parlamento Europeo ( en donde entré por oposición, que quede claro), he vivido muy de cerca la grandeza, pero sobre todo la miseria de la política Pero nunca había pertenecido a ningún partido político hasta mi vuelta a Barcelona. Al nacer Ciudadanos me apunté a dicho partido, que en un principio era más bien un movimiento ciudadano. Fueron años difíciles, pero ilusionantes. Cuando el partido empezó a ser uno más, pensé que no merecía apena seguir dentro y perder el tiempo. Pues bien, una de las ideas que defendía Ciudadanos en un principio era que había que concentrar ayuntamientos y suprimir cargos públicos para reducir gastos. Después, al estudiar más a fondo el problema y, sobre todo, al hablar contigo, me cuenta de que las mayoría de los alcaldes de la "España vaciada" érais unos idealistas, que estábais haciendo desinteresadamente un trabajo nada fácil, y que el problema del despilfarro de España no estaba en los pueblos. Mi encuentro contigo me reafirmó en esa idea. Y de todo eso salieron las líneas de este artículo. Pienso que es una pena desaprovechar el enorme potencial y la experiencia de muchas personas jubiladas, que estarían dispuestas a hacer algo por los demás de forma desinteresada. Falta la organización y las garantías para que se caiga en los mismos defectos que los partidos políticos. Por otro lado. viendo a tantos abuelos cuidando de sus nietos, pienso que muchos estarían dispuestos a cuidar no de uno sino de 20 y que los niños se lo pasarían mejor jugando entre sí que con sus abuelos. Este artículo es un acto de agradecimiento a Pedro Alonso, el de Cogeces, y a su compañero y a tantos concejales y alcaldes que estáis ejerciendo ya este voluntariado político. que yo deseo para España. Gracias, Luis.
Felix de la Fuente Pascual 09/12/2019 09:31 #2
Hola, Luis Primero, una observación: el título primitivo era "Menos criticar y más arrimar el hombro", pero ya sabes que la informática a veces nos juega malas pasadas. Ahora, quiero decirte que todos podemos aprender de todos y que no hay una verdad absoluta. El contenido del artículo se basa en tres imágenes, que para mí han sido tres lecciones: Primera: el encuentro con dos castellanos residentes en Barcelona. Uno es de León, pero nacido en Cogeces del Monte, y el otro, de un pueblo de Valladolid (no me acuerdo del nombre, pero de Tierra de Campos). Están llevando una labor extraordinaria de forma gratuita en el barrio de Les Corts, de Barcelona. La plataforma se llama "Banc solidari" (banco solidario). La segunda imagen. El abuelo jugando con su nieto a media tarde, mientras los padres están trabajando. La tercera. mi encuentro contigo a través de Internet. Por mi trabajo con los emigrantes en Alemania y por mis 16 años en el Parlamento Europeo ( en donde entré por oposición, que quede claro), he vivido muy de cerca la grandeza, pero sobre todo la miseria de la política, pero nunca había pertenecido a ningún partido político. A mi vuelta a Barcelona y al nacer Ciudadanos me apunté a dicho partido, que en un principio era más bien un movimiento ciudadano. Fueron años difíciles, pero ilusionantes. Cuando el partido empezó a ser uno más, pensé que no merecía apena seguir en el partido y perder el tiempo. Pues bien, una de las ideas que defendía Ciudadanos en un principio era que había que concentrar ayuntamientos y suprimir cargos públicos para reducir gastos. Después, al estudiar más a fondo el problema y, sobre todo, al hablar contigo, me cuenta de que las mayoría de los alcaldes de la "España vaciada" érais unos idealistas, que estábais haciendo desinteresadamente un trabajo nada fácil, y que el problema del despilfarro de España no estaba en los pueblos.Y de todo eso salieron las líneas de este artículo. Pienso que es una pena desaprovechar el enorme potencial y la experiencia de muchas personas jubiladas, que estarían dispuestas a hacer algo por los demás de forma desinteresada. Falta la organización y las garantías para que se caiga en los mismos defectos que los partidos políticos. Por otro lado. viendo a tantos abuelos cuidando de sus nietos, pienso que muchos estarían dispuestos a cuidar no de uno sino de 20 y que los niños se lo pasarían mejor jugando entre sí que con sus abuelos. Este artículo es un acto de agradecimiento a Pedro Alonso, el de Cogeces, y a su compañero y a tantos concejales y alcaldes que estáis ejerciendo ya este voluntariado político. que yo deseo para España. Gracias, Luis.
Luis Gómez 06/12/2019 20:42 #1
Muchas gracias por tu propuesta paisano! Es novedosa, refrescante e liusionante. ¿Cómo va a provocar hilaridad una idea que lo que propone es dedicar "tiempo de tu tiempo" para los demás? Sin duda alguna esto ya se hace en tantos pueblos de nuestra geografía donde los concejales prestan tiempo desinteresadamente y sin cobrar nada (ni los gastos justificados). Me imagino además a tantos otros echándoles una mano en su tiempo libre... sería fantástico. Magnífica idea que pondría un poco de aire fresco en la política. En la POLITICA con mayúsculas, la trabajar por resolver los problemas de los demás, en definitiva, trabajar por una sociedad mejor. Muchas gracias Félix.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: