Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Con los brazos abiertos, gayumbos y calzonas bajados

Hay que preguntarse quién está detrás de la ONG Proactiva Open Arms cuando consigue torcer el brazo de gobiernos, esa gente no es trigo limpio, como es posible que su fundador, el tal Òscar Camps, se pasee por las televisiones de toda Europa con actitud altanera y exigiendo una solución definitiva, vamos, que le otorguen permiso universal para atracar en el puerto europeo que le venga en gana y cuando quiera para desembarcar a todos los rescatados, que tienen poco de náufragos, porque naufragio es el de la embarcación que se hunde de forma inesperada y no el de la que zarpa a sabiendas de que sucederá y con su rescate planificado, luego, si sale mal mala suerte, pero los ciudadanos europeos, de a pie, no tenemos ninguna culpa, la tendrá quien les lanza al mar en un cascarón y quien incentiva que así lo hagan, ofreciendo el servicio de rescate.

 


Lo que hay que ver, en pleno siglo XXI que alguien se atreva a solicitar patente de corso para barcos, imaginen la definición, y que no le pase nada. Lo que tienen que hacer las ONGS es irse a África, a los países en conflicto y ayudar a los nativos, hay gente que lo hace y esos si son merecedores de respeto y de la ayuda que pueda prestárseles. Los problemas hay que solucionarlos en su origen. Algunos parecen creer que la solución es traerse a media África a Europa con el argumento de que: pobre gente, huyen de la inseguridad, pero esa no es solución, no caben todos en Europa ni, aunque nos marchemos los europeos, lo que si estamos haciendo es importar, con ellos, esa inseguridad a Europa, y a los hechos me remito, no hay mas que hojear por encima los periódicos o sintonizar cualquier canal de radio o TV.

 


Cualquiera puede imaginar que medidas aplicar, lo que pasa es que quien tiene que hacerlo o no quiere, porque no le interesa, o no tiene lo que hay que tener, y no me refiero solo a las militares que, si son necesarias, también son legítimas, quizá si a esos países se les explotara un poco menos y se educara un poco mas a sus gentes, muchos no se tirarían al mar.

 


Es sorprendente que el gobierno español se haya puesto de perfil, será que se dieron cuenta de que la fiestonga que organizaron con lo del Acuarius, no les benefició mucho que digamos, que se barruntan vientos electorales y están viendo que a Salvini su actuación le da votos, Salvini, que dice que si el barco es español, ¿porqué no atraca en un puerto español?, y bien pensado, razón no le falta, además, apostaría a que si se hubiesen dirigido a las Baleares, Barcelona o Valencia, hace días que hubiesen desembarcado, debe ser que el consumo de tiempo y combustible hacen menos rentables las operaciones y lo que buscan es un permiso a perpetuidad y sin condiciones en Lampedusa, pero me parece que eso no lo van a conseguir, salvo que se acuerde que los recatados serán empaquetados para el resto de Europa en cuanto pisen tierra, que en Italia solo dejen uno, más que nada por dejar constancia, que ellos ya han cumplido poniendo el puerto, que sean los demás los que pongan...

 


La situación en el barco se ha hecho insostenible, dice el tal Òscar Camps y no se si pide, porque ya no se atreve a exigir, a Pedro Sánchez, que el gobierno español se haga cargo de unos españoles privados de sus derechos y secuestrados por el gobierno italiano, ¿qué secuestro?, si os podéis largar a la Conchinchina en cuanto queráis, venga ya, o sea que os comportáis como os sale de las narices, desobedeciendo al gobierno al que ahora recurrís y apeláis a vuestros derechos, pues mira, yo no tengo claro si alguien que incumple sus deberes puede exigir sus derechos, en todo caso, si es que al gobierno no le queda otra, lo que si debería es arbitrar las medidas necesarias para que gente como tú acabe en la cárcel, por una buena temporada, nada mas pisar suelo español y si para eso hay que cambiar la legislación vigente, pues que la cambien.

 


Se ha puesto de actualidad otro asunto que, no por archirrepetido, menos sorprendente. Unas mujeres acusan a Plácido Domingo de abusos, casi todas de forma anónima y treinta años después de cuando dicen haberse producido. Otro asunto que huele a podrido más que el cadáver de un buey después de quince días expuesto al sol.

 


Me preguntaron qué opinaba y respondí: pues no lo sé, yo no estaba allí. Por supuesto que se me vino y se me fue una respuesta distinta, pero, me dije, ¿para qué?, si quien me pregunta tiene menos luces que el pollino de Ambrosio antes de que le colgara unos faroles de las orejas. Pero si, Placido seguirá siendo plácido, pero dejara de estarlo, hay mierdas que una vez te las echan encima no te las quitas ni con lija y salfumán. De momento, ya le han vetado algunas actuaciones, antes de pasadas veinticuatro horas de la denuncia, sorprendente con la rapidez que algunos obtienen pruebas irrefutables, que se supone tienen, porque parece gente seria, o quizá no lo sean.
Movida la acostumbrada, pero esta vez me sorprendió la manifestación de una asidua tertuliana de los medios y no por lo que dijo, que, si lo hubiera dicho una colega perteneciente a la progresía, la hubiera oído como de costumbre, como quien oye llover.

 

Me sorprendió porque en este caso, la antedicha, parece tener ideas conservadoras y la hizo en un medio de derechas, se apeó soltado que era de dominio público que a Plácido Domingo le gustaban mucho las mujeres. Nos ha fastidiado, la lumbreras, y ¿por eso ya es sospechoso?, pues si quiere yo la proporciono un listado de abusadores en potencia que no termina de leérselo en seis meses, me basta con coger las guías telefónicas y seleccionar por nombre, si ya sé que siempre se cometen injusticias al generalizar, que habrá nombres que induzcan a confusión y también algún Leandro al que le vaya más ejercer como Leandra, pero vamos, que sería una cifra insignificante del total. A esta individua alguien debería aclararla que, que te guste el dinero no es ningún delito, si no, sería imposible construir cárceles en el mundo para albergar a tanto delincuente, el delito es robarlo y a nadie se le puede considerar culpable mientras no se demuestre y menos por denuncias que no aportan pruebas y desde el anonimato.

 


La importancia de estas pérfidas tramas no está en que esta vez le haya tocado a Plácido, como antes les tocó a otros, y no me refiero a casos probados, que a esos les aplaste el peso de la ley, lo grave es que tratan de convencernos, conmigo lo tienen difícil, pero observo mucho pusilánime, de que, el que a los hombres les gusten las mujeres y viceversa, sobre todo lo primero, es una abominación en lugar de una bendición, el día que el fenómeno fisicoquimicobiológicoplacenterouniversal de que los polos opuestos se atraigan, se invierta, podemos tener la seguridad de que al género humano le quedaría menos de un siglo de existencia, por mucho invento y método de manipulación genética, fecundación in vitro, inseminación artificial, vientres de alquiler y sursuncorda que se te ocurra, ninguno, hasta ahora conocido, evitaría la desaparición de la especie, y parece que no desaprovechamos oportunidad en el intento de autodestrucción.