Vholgado 80x111 copia original

De todo un poco…

Vidal Holgado

Al final se fastidió

Al final se fastidió la investidura, mejor, porque la criatura nonata no tenía buenas pintas, veremos si es definitivo o solo un paréntesis y después de vacaciones no nos vuelven a dar otro disgusto.
La conclusión es que se van de vacaciones sin haberse ganado el sueldo, en otra empresa tendrían la carta de despido y el finiquito encima de la mesa, esperando su vuelta.

 

Como espectáculo, desarrollado en el parlamento, no en vano hay quien afirma que lo sucedido ha sido puro teatro, y puede ser, no porque esa fuera la intención de los actores y directores, sino porque puede que a Pedro Sánchez alguien le haya dicho que cuidadito con lo que hacéis, no nos vayamos a enfadar, que el resultado no debería ser otro y resultase demasiado duro y evidente ponerlo de manifiesto.

 

Me alegro también por muchos socialistas, porque estoy convencido de que son muchos y de peso, que dan un poco de pena, seguro que los salpullidos que les estaban saliendo hasta en el paladar, han derivado hacia un saludable proceso de mejora.

 

Una vez visto lo visto y pasado lo que ha pasado, como la función está pagada, tratemos de hacer un esfuerzo por disfrutarla, mejor tomarse las cosas con una buena dosis de tolerancia y cierto humor, la indignación produce ulcera de estómago, y si se puede sacar alguna conclusión, mejor que mejor.
Pongamos atención a los discursos ofrecidos, durante el debate, por los diferentes líderes de partido, que ya sabemos que dicen muchas mentiras, pero cuando no queda otra que hablar, siempre se dice alguna cosa de la que se puede tomar nota, a quien no se le escapa algo que debería callar.

 

De Pedro Sánchez, lo que mas me llamó la atención, no me sorprendió porque ya es conocida la cara dura que tiene, manda narices que aprovechara el discurso de Abascal, para que, sin molestarse en darle respuesta, solo tildarle de facha y retrógrado, echara en cara a PP y Ciudadanos con quien se juntan, hay que tener jeta, como si el pudiera presumir de buenas compañías.

 

Casado bien, cuando empezó a ser conocido me resultaba bastante antipático, es de esas veces que alguien no te cae bien, pero tienes que reconocer que nos sabes porqué, será porque se presentó por Ávila como cunero, tampoco es que tenga demasiada importancia, en Ávila ya estamos acostumbrados a ello, no es de ahora, es costumbre establecida ya en el siglo XIX y que no ejerce solamente el PP. Varios personajes importantes de la política y más de un presidente de gobierno, comenzaron su carrera en esta tierra, los abulenses somos pocos y no importamos mucho, pero nos deberían tener en mayor consideración, damos suerte. Me pareció bien su discurso, si sigue así puede que yo vuelva a votar al PP.

 

Rivera, no voy a decir que estuviera mal, pero me pareció el mas flojillo de los líderes de derechas o centro derecha, como siempre, dio la impresión de ir a su bola y no querer con los demás más cuentas de las estrictamente necesarias, como si alguno le manchara.

 

Abascal bien, suscribo casi al cien por cien lo que dijo, pero me gustaría que sus discursos fueran un poco menos encendidos, creo que le beneficiaría, y no mencionar ciertas cosas por la misma razón, total, los que las sabemos no necesitamos que nos las repitan y hasta nos puede resultar algo cansino y los que no las saben, están mas atentos a otras cuestiones que a la
política, solo se interesa si hay juerga por medio, es como predicar en el desierto, se interesan
poco por los discursos políticos, sobre todo cuando son de gente con la que no simpatizan, no
importa su transcendencia, ni los escuchan, y si algunos lo hacen, son tales los mensajes
mediáticos encaminados a contrarrestar que sirve de poco.

 

De Pablo Iglesias, lo que se esperaba, eso sí, otro que no debería mencionar ciertas
cuestiones, presumir de abuelo republicano y defensor de las libertades, pues muy bien, para
él, que muchos sabemos lo que algunos entendían por defender república y libertades y los
métodos que utilizaban, diferenciarlos de los empleados por el bando contrario es ser un iluso,
un indocumentado o un mentiroso, su abuelo fue condenado a muerte y le fue conmutada la
pena, aunque él pueda argumentar que quienes le condenaron no eran buena gente y hasta
tener razón, eso no hace a su abuelo mejor.

 

Voy a mencionar a Rufián, porque me parece que está mejorando, ya pide que les pasen
por encima los hijos de Aznar y hasta D. Pelayo, que no sé qué tiene que ver en este embrollo,
pero ya de paso, pues que os pasen también todas las hordas de suevos vándalos y alanos. La
mención a los cuentos escritos por Junqueras en la cárcel ya es enternecedora, me dio tanta
lástima que no comí.

 

Para terminar, no me gusta que los discursos hagan referencia a un pasado a olvidar,
cuando algunos hacemos mención a ciertos hechos, que no es que se produjeran en el pasado,
es que algunos se repiten ahora y son un calco, en muchas ocasiones, de lo sucedido en los años
treinta, siempre hay alguien que nos escucha y nos trata de tremendistas y catastrofistas, que
tal cosa no se puede repetir, ojalá tengan razón, de todas formas, que quienes digamos esas
cosas seamos gente que pintamos menos que dibujante de lápiz sin punta, tiene una
importancia relativa, normalmente poca, pero que lo digan los políticos en el Parlamento es muy
preocupante y hasta peligroso.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: