El Tiempo No Pasa

El tiempo no pasa. Y tenía razón el maestro. Somos nosotros los que ocupamos el espacio de un tiempo que siempre es el mismo.

Tiburcio, a su manera

El señor Tiburcio es un hombre sabio, de pueblo, de los de toda la vida. Porque ser de pueblo es un don que se adquiere con el tiempo, siempre y cuando el tiempo esté fraguado como un estigma en la cara y cuarteado en las manos.

Me pido una Palencia comarcal. ¿Puede ser?

Me lo voy a pedir. Quiero que me traigan a casa un poquito de Montaña Palentina, con sus ríos, con sus leyendas jamás escritas, bamboleándose las campanas de los paraísos románicos entre cielos que dicen ser de eterna juventud.

Greguerías de andar por casa

Dicen que la música amansa a las fieras, pero ya se conocen casos en los que la fórmula ha fallado. Sea el caso del tío Juan, que estando de expedición en una selva remota quiso apaciguar y amansar a un león silbando la marsellesa, a lo que el bicho le respondió con un mordiscazo en el brazo que casi le revienta.

Greguerías de andar por casa

Dicen que la música amansa a las fieras, pero ya se conocen casos en los que la fórmula ha fallado. Sea el caso del tío Juan, que estando de expedición en una selva remota quiso apaciguar y amansar a un león silbando la marsellesa, a lo que el bicho le respondió con un mordiscazo en el brazo que casi le revienta.

Paraíso Fronterizo (Segunda Parte)

Como decía el otro día, el Paraíso Fronterizo se ubica entre las comarcas de Tierra de Campos y el Cerrato y he notado un interés creciente por descubrir dónde estaba el susodicho.

Paraíso fronterizo (Primera parte)

Cuentan que existió un lugar a caballo entre las comarcas de Tierra de Campos y el Cerrato. Un espacio que algunos historiadores consideran que fue algo así como un paraíso de leyendas y que desapareció de la noche a la mañana, sin huellas ni rastro.

La plástica marranil

Dicen que a todo cerdo le llega su San Martín, pero parece que la palma se la lleva San Antón, sea por gozar de un refranero más amplio, sea por dar mucho juego festivo y gastronómico.

La plástica marranil

Dicen que a todo cerdo le llega su San Martín, pero parece que la palma se la lleva San Antón, sea por gozar de un refranero más amplio, sea por dar mucho juego festivo y gastronómico.