Sergio castro silueta original

A mi juicio

Sergio Castro González @sergiocastro_3
El blog de Sergio Castro González en Tribuna

¿Hay justicia?

Juez justicia sentencia detail

El post de Sergio Castro en Tribuna Valladolid.

Tristemente copan los informativos y las cabeceras de la prensa como temas de candente actualidad casos de crímenes execrables, “el juicio del chicle”, “el crimen de los tirantes”, amén de la desgraciada rutina de casos de violencia de género que lejos de cesar, aumentan año tras año.

 

Ante esta avalancha de información constante, cabe preguntarnos si realmente hay justica. Para responder a esta pregunta, primero debemos definir lo que entendemos por ella. Se trata de un concepto abstracto, complejo y harto complicado de delimitar, susceptible de tantas interpretaciones como intérpretes.

 

Cuando estudiaba la carrera, una de las definiciones que me quedó grabada es el concepto acuñado por Ulpiano, jurista romano de hace poco menos de dos mil años, que definía la justicia como la constante y perpetua voluntad de darle a cada uno lo que le corresponde, es decir, dar a cada uno lo suyo.  

 

Dicho esto, para impartir justicia, cualidad inherente al ser humano y por extensión imperfecta, contamos con medios limitados, presupuestos, tecnología y sobre todo tiempo –la justicia tardía, no es justicia-, ello unido a la volatilidad de la concepción de justicia en función del beneficiado o agraviado, hace que el cóctel sea explosivo.

 

Si además, añadimos la abrumadora información sobre la justicia facilitada por los medios de comunicación, no solo de la retransmisión en directo de las vistas orales, sino sobre todo de su resultado: la sentencia judicial. Hace que muchas veces los ciudadanos se pregunten sobre si hay realmente justicia, máxime en el ámbito penal, por supuesto, donde los crímenes más horripilantes tienen su manifestación.

 

Bien, no debemos olvidar el derecho fundamental a la presunción de inocencia como mayor garantía del sistema, nadie es culpable hasta que no se demuestre lo contrario. Al contrario de lo que sucede en las películas americanas sobre la materia, donde el veredicto es de culpabilidad o inocencia, en España la inocencia se presume siempre por lo que no tiene que enjuiciarla nadie.

 

En este sentido, que no se haya condenado a una persona, no siempre quiere decir que no haya cometido el delito, sino que no se ha podido enervar la presunción de inocencia mediante las pruebas legalmente obtenidas y practicadas de acuerdo a una serie de reglas.

 

Ya saben el dicho, más vale diez culpables libres que un inocente condenado

 

En los casos mediáticos, entra el juego el estigma social de la terminación del debido proceso con una sentencia absolutoria o con menos condena de la esperada por la sociedad, que en función del juicio mediático paralelo entorno al juicio jurídico real, determinará la culpabilidad “social” del sujeto sin más consecuencias que sobre su honorabilidad y si acaso la exclusión social.  

 

La finalidad de las penas de prisión están orientadas la reeducación y reinserción social. No a la mera retribución del delito, es decir, el simple castigo.

 

Jueces, fiscales y abogados, todos desde su perspectiva y en el cumplimiento de sus funciones realizan su labor de conformidad con las reglas del juego. Si no estamos de acuerdo con estas normas, la sociedad en su conjunto deberá cambiar las leyes a través de los mecanismos legalmente previstos.

 

No se nos puede llenar la boca hablando de democracia y de Estado social y de derecho, para luego pretender ajusticiar al presunto culpable en la plaza pública sin un proceso con las debidas garantías al estilo de otro tiempo.

 

Y termino lanzando las siguientes preguntas: ¿Hay justicia? o ¿queremos justicia?

Comentarios

@AIf0ns0 28/11/2019 08:28 #1
La reiteración del delito se puede beneficiar muy difícilmente de la reeducación, pero no así de la reinserción, dada la genética del delincuente. Nada más hay que leer, no siempre a disposición de cualquiera, las hemerotecas.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: