Popular echa el cierre dejando sin pagar 400 millones de euros en cláusulas suelo

Banco Popular

Más de 400 millones de euros pendientes de reclamar al Popular por la cláusula suelo, que asumirá el Santander. El ya extinto banco queda como una marca, pero tiene 65.000 reclamaciones por este tipo de topes a los préstamos hipotecarios.

El Banco Santander tendrá que hacer frente a más de 400 millones de euros que están pendientes de reclamar aún por los afectados por la cláusula suelo del Banco Popular. El banco que preside Ana Botín acaba de anunciar que adquirirá al Popular, al borde de la quiebra, por lo tanto será ésta la entidad que afronte el pago del dinero cobrado de más a los usuarios por esta cláusula abusiva. El Banco Santander tendrá que asumir este coste, a pesar de no tener en cartera hipotecas propias con estas cláusulas, pues nunca las comercializó. 
 

Hasta la fecha, el Banco Popular ha recibido unas 65.000 reclamaciones por parte de sus clientes por la comercialización de las cláusula suelo, según lo confirmó recientemente en declaraciones a los medios el consejero delegado de Banco Popular, Ignacio Sánchez-Asiaín. Esta cifra supone algo más de la mitad de los 120.000 clientes del Popular con una hipoteca cuyo tipo de interés está limitado por una cláusula suelo, estimación facilitada por el propio Popular. 
 

Teniendo en cuenta que la media que pueden recuperar los afectados es de 8.000 euros, según las estimaciones de reclamador.es, y que están pendientes unas 55.000 reclamaciones, la cifra resultante que debería devolver el Santander superaría los 400 millones de euros si todos estos afectados ejercieran su derecho a reclamar la devolución de lo pagado de más, tal y como los tribunales están amparando. Cabe recordar que el Popular ya provisinó 534 millones de euros para cubrir la devolución de las cláusulas suelo.

 

En cuanto a los afectados por Bonos del Banco Popular, que no conocían que invertían su dinero en un producto de riesgo y no tenían experiencia inversora​, estos clientes​ deberán agilizar la presentación de demandas ya que es previsible que las pérdidas sean aún mayores que las actuales con esta compra.