La Guardia Civil encuentra un gran alijo de marihuana y hachís al atender a un vehículo accidentado

Droga intervenida

Ingresan en prisión los dos vecinos de Sevilla a los que se decomisó cinco kilos de marihuana y hachís cuando la Guardia Civil les atendía tras sufrir un accidente en San Cebrián de Castro (Zamora). 

Dos vecinos de Sevilla han ingresado en prisión después de que la Guardia Civil les decomisara en Zamora 4,5 kilos de marihuana y 150 granos de resina de hachís que llevaban ocultos en el maletero y asientos traseros de un vehículo. Los hechos, según ha informado la Comandancia, ocurrieron sobre las 00.35 horas del 18 de febrero cuando una patrulla realizaba servicio por la A-66, en el término municipal de San Cebrián de Castro. Los agentes observaron un vehículo que había sufrido un accidente de circulación, consistente en una salida de vía con resultado de daños materiales.

 

Tomadas las medidas de seguridad necesarias para poder operar en la vía pública, los Guardias Civiles procedieron a asistir a las personas que habían sufrido el siniestro, con la finalidad de proporcionarles asistencia sanitaria o de otro tipo que pudieran precisar, aunque no presentaban lesiones. Tras la identificación de los ocupantes del turismo, los Guardias Civiles procedieron a realizar la correspondiente inspección ocular, tanto en la vía pública como del vehículo accidentado, con la finalidad de aclarar las causas del siniestro.

 

Como resultado de la misma se halló en el exterior del coche una tableta de hachís, y al notar un gran nerviosismo en sus ocupantes los agentes procedieron a realizar un examen más exhaustivo. Así, encontraron en un habitáculo oculto entre el maletero y los asientos traseros cuatro rulos de marihuana envueltos en papel de plástico, con un peso de unos 4,5 kilos. Ante estos hechos la Guardia Civil de Zamora procedió a la detención de las dos personas que viajaban en el turismo, dos hombres vecinos de Sevilla, como autores de un delito contra la salud pública, delito de tráfico de drogas, así como a la incautación de las sustancias.

 

Al conductor se le practicaron las preceptivas pruebas de alcohol y de detección de sustancias estupefacientes, y arrojó un resultado negativo en el primero y positivo en las segundas, por la presencia en el organismo de cannabis y de cocaína. La droga intervenida estaba recubierta de una sustancia que desprendía un fuerte olor, supuestamente, con la finalidad de evitar la labor detectora de los perros del Servicio Cinológico. Las diligencias instruidas, personas detenidas y efectos intervenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Guardia de Zamora, que decretó el ingreso en prisión de los detenidos.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: