El gorrión, una especie en riesgo por la despoblación rural

Gorrión

La ONG ambiental SEO/BirdLife ha alertado sobre el impacto que la despoblación rural tiene sobre la biodiversidad, en concreto sobre el gorrión, en el marco de la celebración del Día Mundial de esta especie.

La organización ha explicado que, a menudo, cuando el ser humano abandona un espacio, estas aves siguen su camino aunque ha añadido que hay otros factores que están contribuyendo a su declive. Entre ellos, la intensificación agraria, que también puede derivar en menos gente en campo; y el uso de pesticidas. En la ciudad, se suman cuestiones como la escasez de alimento, la contaminación atmosférica o la ausencia de lugares de nidificación.

 

Así, la ONG ha alertado de la situación que sufre tanto el gorrión común como el molinero, una especie de menor tamaño y aspecto delicado. Ambas guardan una estrecha relación con la actividad humana, hasta el punto de que anidan en edificios y otras construcciones.

 

Según los datos del programa de seguimiento de aves comunes en primavera de SEO/BirdLife, el gorrión común ha experimentado un declive global de su población por encima del 15% desde 1998; mientras que el gorrión molinero presenta una caída del 6%.

 

Sin embargo, en otras dos especies de gorriones -chillón y moruno-, las poblaciones han aumentado desde 1998 gracias a su expansión por diferentes zonas de la península. En ambos casos, su dependencia de la actividad humana es menor.

 

La última de las cinco especies de gorriones que habitan la península ibérica es el gorrión alpino, propio de cumbres montañosas donde existen neveros. De todos, es el que más afectado por el progresivo calentamiento del planeta debido al cambio climático.