'De mis ojos a mis manos' reúne 34 piezas de cerámica realizadas por artistas ciegos o deficientes visuales

El concejal de Servicios Sociales, Luis Ángel Pérez, junto a la directora de la ONCE en Palencia, Araceli de las Heras, ha inaugurado la citada exposición y han hecho un recorrido por las obras en las que se muestran reproducciones de esculturas tan representativas de Palencia.

La muestra 'De mis ojos a mis manos' reúne desde este jueves y hasta el próximo 13 de abril en la Biblioteca Pública de la capital palentina 34 piezas de cerámica realizadas en un taller de la ONCE por artistas ciegos o deficientes visuales.

 

El concejal de Servicios Sociales, Luis Ángel Pérez, junto a la directora de la ONCE en Palencia, Araceli de las Heras, ha inaugurado la citada exposición y han hecho un recorrido por las obras en las que se muestran reproducciones de esculturas tan representativas de Palencia como es el Cristo del Otero desde la perspectiva de una persona ciega o deficiente visual.

 

A través de esta iniciativa la ONCE quiere presentar a los ciudadanos de Palencia este conjunto de obras realizadas en su taller de cerámica, fruto de la constante apuesta que la Institución viene haciendo por el acceso a la cultura de las personas ciegas como elemento motivador e integrador de las personas a través, en este caso, de la práctica de las artes plásticas.

 

En concreto, este taller está formado por ocho personas y ha trabajado desde los años 80 el antiguo arte de la cerámica para que la ciudadanía pueda ver cómo se pueden hacer muchas cosas "con trabajo e ilusión" ha destacado de las Heras.

 

"Poder transmitir lo que se hace supone una realización personal" ha añadido, mientras el concejal de Servicios Sociales ha manifestado que es el resultado del esfuerzo de este tipo de personas y una forma de poner en valor lo que realizan las entidades que trabajan con gente con discapacidad y "un motivo de estima" para ellos.

 

Así, entre las obras se pueden ver los tan característicos palomares de muchos pueblos de Castilla, el Cristo del Otero, botijos y botijas, y otras piezas realizadas con un especial cuidado y que no todo el mundo sería capaz de replicar.