Cómo afecta la marihuana sintética a la salud

Marihuana

Los investigadores descubrieron hace varias décadas que el compuesto psicoactivo primario de la marihuana, delta9-THC, activa dos receptores, CB1, que se encuentra en alta abundancia en el cerebro y el sistema nervioso central, y CB2, localizado principalmente en el sistema inmunológico.

Los compuestos sintéticos de marihuana se comercializan como alternativas legales y seguras a la marihuana que no pueden detectarse mediante las pruebas estándar de drogas, pero estas sustancias difieren químicamente de la marihuana: se asocian a efectos secundarios peligrosos, como convulsiones, psicosis, dependencia y muerte; y no son sustitutos seguros, dicen científicos de la Universidad de Arkansas para Ciencias Médicas (UAMS, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos.

 

Los investigadores descubrieron hace varias décadas que el compuesto psicoactivo primario de la marihuana, delta9-THC, activa dos receptores, CB1, que se encuentra en alta abundancia en el cerebro y el sistema nervioso central, y CB2, localizado principalmente en el sistema inmunológico. Para estudiar estos receptores, identificaron otros químicos naturales y desarrollaron compuestos sintéticos de cannabinoides (SCB) que también se unen a ellos, compuestos que, de manera conjunta.

 

Aunque activan los receptores CB1 y CB2, los SCB y otros cannabinoides son de otra manera químicamente distintos de la marihuana y, a menudo, entre sí. Los SCB ahora se comercializan y se venden como marihuana sintética bajo nombres como 'K2' y 'Spice'. "Empezaron a principios de los años 2000 en Europa, y en Estados Unidos, en 2007 o así, empezamos a ver todo tipo de personas entrando a las salas de urgencias diciendo que fumaban marihuana".

 

Los SCB se venden a menudo como alternativas seguras a la marihuana que, debido a sus estructuras químicas, no serán descubiertas a través de los análisis de drogas estándar. Esta característica los hace populares entre los grupos que quieren eludir su detección, como los adolescentes y el personal militar. Los SCB son también más potentes que delta9-THC. "Son drogas altamente eficaces, tienden a activar el receptor CB1 en un grado mayor de lo que se puede alcanzar".

 

CONVULSIONES, LESIONES RENALES O ACCIDENTES CEREBROVASCULARES

 

En estudios de casos clínicos alertan de una serie de efectos adversos agudos y a largo plazo por el uso de los SCB, incluyendo convulsiones, lesiones renales, cardiotoxicidad, accidentes cerebrovasculares, ansiedad y psicosis en individuos susceptibles, así como tolerancia, abstinencia y dependencia. También se han relacionado 20 muertes con el uso de los SCB.

 

Prather y sus coautores señalan que además de la eficacia de los SCB en la activación de los receptores CB1, plantean otros riesgos para la salud. Como son químicamente distintos de delta9-THC, existe la posibilidad de que puedan activar otros receptores celulares además de CB1 y que esos receptores puedan ser responsables de algunos de los efectos adversos para la salud observados en los consumidores de SCB.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: