Tribuna mini Saltar publicidad

Campofrío traslada al alcalde de Burgos su intención de abrir otra planta en 2016

Pmo 0250 detail

La compañía Campofrío ha trasladado al Ayuntamiento de Burgos su intención de abrir una nueva planta en 2016 que dé trabajo a todos los empleados con que cuentan las instalaciones arrasadas este domingo por el fuego.

El alcalde de Burgos, Javier Lacalle ha confirmado en rueda de prensa que el director general de la compañía, Pedro Ballvé, le ha trasladado su intención de abrir una nueva planta en el año 2016 que dé trabajo a todos los empleados actuales.

 

“No dormiremos tranquilos hasta que cortemos la cinta de la nueva fábrica en 2016” han sido las palabras de Ballvé a Lacalle en una llamada telefónica. El alcalde ha valorado muy positivamente las palabras del presidente de Campofrío y ha asegurado que los burgaleses “sólo pensamos en la nueva fábrica de Campofrío”.

 

En esa misma rueda de prensa, el máximo responsable municipal ha explicado que ya se ha desactivado el Plan de Emergencia Municipal porque la situación está normalizada aunque el fuego sigue activo, permanece "totalmente controlado", lo que permitirá reabrir la carretera BU-30 a lo largo del día. En la extinción del fuego han trabajado varias dotaciones a lo largo de la noche con la colaboración de efectivos del Ejército.

 

Hasta que no se extinga por completo el fuego, previsiblemente a mediados o finales de la semana, no podrán entrar los miembros de la Policía Judicial para esclarecer las causas del incendio, y por lo tanto, no hay constancia alguna de que haya sigo un cortocircuito el causante del incendio de Campofrío.

 

Se continúa con las labores de control

 

El jefe del Cuerpo de Bomberos de Burgos, Julio Estebanez, ha facilitado datos concretos sobre la actuación de ayer. Ha destacado la dificultad del trabajo por el tamaño de la planta, por los materiales con los que está construido y por el riesgo que entrañaban los depósitos de 10.000 litros de amoniaco en la zona sur de la fábrica.

 

Estebanez asegura que la primera llamada la recibieron desde la sala de control de Campofrío alertando de un posible incendio de palés a las 7:32 de la mañana. Siete minutos después, fue el Servicio de Emergencias 112 el que avisó a los bomberos y se incorporaron más medios a la primera autobomba enviada con la primera llamada.

 

Cuando llegaron a la fábrica el fuego estaba demasiado extendido y una vez evacuados todos los trabajadores decidieron controlar el incendio ante la imposibilidad de acceder al foco. Además, algunas partes de la fábrica comenzaron a desprenderse poniendo imposibilitando el acceso al interior.
 

Noticias relacionadas